Perimetrando todo el sector oriental del Monasterio de San Paio de Antelatares, desde la Puerta de la Borriquita, orientada a la Plaza de Feijóo, y hasta la Puerta de la iglesia, abierta a la Vía Sacra, se localiza la calle a la que da nombre la institución religiosa, que, además, le atorga su principal rédito artístico, la Rúa de San Paio de Antealtares.