En el centro histórico hay casi un centenar de tiendas de souvenirs. La mayoría se concentran en las calles aledañas a la Catedral. Esas tiendas son las que quiere recuperar el ayuntamiento y por eso no concederá más licencias para negocios turísticos durante un año. Los comerciantes aplauden la regulación, pero son escépticos.