Los contratos de alquiler conllevan obligaciones y derechos para arrendador y arrendado, pero según la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) el propietario en ningún caso puede prohibir al inquilino ninguna de estas tres cosas.