Un apicultor de Cervantes, en Os Ancares, denunció que un oso pardo había destrozado siete de sus 65 colmenas. Este fin de semana consiguió cogerlo in franganti tras haber instalado varias cámaras de seguridad en su finca. En las imágenes se ve como el plantígrado abre una de las colmenas y se lleva un panal. El animal no se asusta al ver al humano, solo cuando este enciende la linterna decide huir.