Pilar Fernández es una guardia civil destinada en Colmenar Viejo. El pasado 25 de mayo vio por las cámaras cómo un hombre golpeaba a una mujer, a escasos 100 metros del cuartel. Sin dudarlo salió corriendo a auxiliar a la víctima. 

Su marido, chileno de 36 años, le estaba golpeando y dando patadas en el suelo. La agente se identificó y separó a la pareja. El hombre negaba los hechos pensando que Pilar no había visto nada aunque la mujer presentaba lesiones leves. Este tipo de agresiones ya "había ocurrido en otras ocasiones, incluso delante de sus hijos", señala la funcionaria. Aún así la víctima no quiso presentar denuncia por miedo. El autor quedó detenido, acusado de un delito de violencia de género. Por el momento, el juez ha dictado medidas cautelares para proteger a la víctima.