La artista compostelana Inés Silvalde presentó sus últimas creaciones en la galería La Doce, en Boiro, con una muestra en la que lo cotidiano, la carnalidad y la intimidad se convierten en protagonistas de sus retos pictóricos. Así lo explicó en la inauguración, a la que acudieron un buen número de artistas, amigos y familiares que quisieron arroparla, además de María Magán y Vicente Muñiz, dueños de la sala. Íntima es el título de esta exposición en la que Inés Silvalde representa el proceso creativo de una misma idea expresada en dos series: Influencers de taberna y Querido diario. En ellas se realiza un acto de introspección, encontrando en el espacio privado el escenario idóneo para la meditación. La artista desarrolla la mayor parte de sus ideas en la pintura, pero también coquetea con la instalación o la escultura. Las piezas muestran escenas cotidianas no exentas de ironía en las que los personajes se enfrentan a pequeñas acciones del día a día. En forma de vapor de agua, lo íntimo se expande desde nuestras entrañas a la superficie del espejo y todos podemos reconocernos. La exposición puede visitarse hasta el 18 de abril, los lunes de 16.30 a 21.30; de martes a jueves de 10.00 a 14.00 y 16.30 a 20.30; y los sábados de 10.00 a 14.00.