Elecciones gallegas

Vox hace autocrítica por el varapalo en las gallegas pero insiste en atribuir los resultados a una "campaña sucia"

El 2,19% de este 18F queda muy lejos de la barrera del 5% necesaria para entrar en el Parlamento autonómico

El secretario general de Vox, Ignacio Garriga, durante una rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Acción Política de VOX, en la sede del partido, a 19 de febrero de 2024, en Madrid (España).

El secretario general de Vox, Ignacio Garriga, durante una rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Acción Política de VOX, en la sede del partido, a 19 de febrero de 2024, en Madrid (España). / Fernando Sánchez - Europa Press

EFE

El vicepresidente y secretario general de Vox, Ignacio Garriga, ha asegurado este lunes que su partido, aunque ha insistido en atribuir el mal resultado a una "campaña sucia" contra ellos.

Vox fracasó de nuevo en Galicia y obtuvo un resultado muy similar al logrado en las anteriores autonómicas. En concreto, consiguieron 32.400 sufragios, un 0,15% más que en 2020. El 2,19% de este 18F queda muy lejos de la barrera del 5% necesaria para entrar en el Parlamento autonómico.

En rueda de prensa desde la sede nacional, Garriga ha sostenido que han conseguido "entusiasmar" a una parte del electorado, aunque ha reconocido que no ha sido suficiente. "No es el resultado que esperábamos y al que aspirábamos, pero hemos crecido en votos", ha indicado.

Así, requerido por si Vox hace autocrítica, ha señalado que "absoluta y total" y ha abogado por "redoblar sus esfuerzos" en la comunidad autónoma y tener "mayor presencia en la calle" como receta para conseguir finalmente penetrar en la sociedad gallega.

Sin embargo, ha insistido en culpar a una "campaña electoral claramente marcada por el juego sucio" de los malos resultados del 18F. Garriga ha recordado que el PP sugirió a Vox que no se presentara a los comicios, alegando que la división del voto en el bloque de la derecha podría beneficiar a la izquierda, y que, al no hacerlo, han pasado toda la campaña apelando al voto útil y advirtiendo de que los votos para Vox irían a parar al BNG.

Paralelamente, ha reprochado la promoción de "todo tipo de cordones para evitar que la voz de Vox llegara a los gallegos: silenciando portavoces, propuestas, apartándonos de los debates y posibles entrevistas". "Evidentemente, ha habido muchos factores que han complicado que las propuestas de Vox llegaran de primera mano a los gallegos", ha recalcado el 'número dos' de la formación.

Garriga también ha incidido en que, pese a estos esfuerzos, Vox "no está muerto", sino que "está más vivo que nunca". "Vamos a seguir perseverando en las mismas ideas, en la elecciones en País Vasco, al Parlamento Europeo y Cataluña", ha garantizado.

Fracaso de PSOE y Sumar

Además, el vicepresidente de Vox ha querido destacar el "fracaso mayúsculo de PSOE y Sumar", asegurando que ambos partidos del Gobierno están "más débiles que nunca". Así, ha instado a "aprovechar esta debilidad" y "no ceder ni un milímetro", ni "blanquear" a estos partidos que se dedican a "blanquear" a su vez a los independentistas. "Combatir al PSOE como verdadero enemigo", ha explicado.

Sobre el PP, se ha expresado en la misma línea en que ya lo hiciera el líder de Vox, Santiago Abascal, en una valoración al concluir el escrutinio de las gallegas. Ambos han coincidido en

por aplicar "políticas de izquierda" en la región, pero también por maltratarles siendo socios en gobiernos autonómicos.

Vox hace este reproche al PP desde hace semanas, en el marco de unas relaciones tensionadas con Génova por, según denuncian, tener puntos en común con el Gobierno de Pedro Sánchez, llegar a acuerdos con ellos, y no oponerse con suficiente contundencia a la amnistía a los implicados en el 'procés'.

"Persisten en el error de despreciar a un socio de gobierno y hemos de reconocer que somos poco optimistas en que esta nueva etapa de Galicia suponga un cambio en este sentido", ha indicado Garriga, instando al PP a firmar una "tregua" con ellos, habida cuenta de sus alianzas autonómicas.