Opinión | { firma invitada }

Encuestas sobre Educación

De vez en cuando aparecen encuestas relacionadas con la Educación en sus diversas etapas. A veces se les pregunta a los alumnos por diversos aspectos de las enseñanzas recibidas. Las mismas Universidades hacen periódicamente encuestas a sus alumnos.

Todas las encuestas necesitan siempre una lectura adecuada para no sacar conclusiones equivocadas. Hace unas semanas apareció una encuesta realizada a alumnos de las Universidades privadas y a los de las públicas. Se preguntaba por el grado de satisfacción respecto a sus profesores y a las enseñanzas recibidas. Un 10% de alumnos se encontraban más satisfechos de la enseñanza en las Universidades privadas que en los de la pública. A partir de este dato, la encuesta analizaba por qué sucedía esto. Apuntaba que en las privadas se pone más atención a la docencia y que en las públicas el profesorado solo mira a la investigación como razones de la mayor satisfacción del alumnado. También decía que los planes de estudio en las privadas estaban más enfocadas a la empresa y a la inserción laboral. Sin embargo, no se mencionaba en los análisis un dato que es muy relevante. En la encuesta aparecía, aunque después apenas se resaltaba, que alrededor del 60% de los estudiantes de las Universidades privadas querrían haber estudiado en las públicas, pero su nota en las pruebas de acceso no se lo permitió. En otras palabras, los estudiantes de las Universidades públicas, al menos en cuánto a las notas se refiere, son mejores que los de las privadas. El hecho de que la encuesta refleje un mayor grado de satisfacción entre los estudiantes de la privada puede significar que tienen un menor sentido crítico, (correspondiendo a tener una menor cualificación) o que en su Universidad son calificados más generosamente, como así sucedía como parecía reflejado en la encuesta. Si miramos a la calidad y preparación de los profesores, los de la pública han tenido que pasar por filtros de cierta exigencia en cuánto a calidad se refiere y en muchas áreas de conocimiento han pasado varios años en las mejores Universidades y Centros del mundo. Una Universidad es buena si tiene buenos profesores y buenos estudiantes, por más encuestas que se hagan intentando apuntar lo contrario.

En la misma Universidad pública sucede algo parecido. Hay algunas Facultades cuyos estudiantes acceden con las notas más bajas en las pruebas de acceso. Sin embargo, las mismas encuestas nos dicen que en estas Facultades los estudiantes son los que están más satisfechos con la enseñanza recibida y con sus profesores. También es donde en media obtienen mejores calificaciones. La conclusión no debe ser que estas Facultades son mejores que las otras, sino que la exigencia a sus alumnos es menor para ajustarse a su nivel.

En los diversos rankings internacionales, apenas aparecen privadas, solo una o dos, mientras que alrededor de 10-15 públicas aparecen siempre entre las mejores quinientas del mundo. Aunque los rankings hay que relativizarlos, sin embargo un dato tan significativo hace pensar que probablemente refleje la realidad.