Opinión | { NOTAS DE ACTUALIDAD }

‘Caminho de Torres’

EL V FÓRUM del Camino de Santiago, recientemente celebrado, otorgó un lugar de privilegio a la Federación Portuguesa del Camino de Santiago, en consonancia con la relevancia que el impulso a lo jacobeo está teniendo en el vecino país, fundamentalmente en su parte septentrional, con la que ahora compartimos una eurorregión, lo que se deriva en objetivos y trabajos comunes. La oferta lusa al respecto es importante, tanto es así que el camino que entra en Galicia por tierras tudenses –y no es el único– tiene actualmente un crecimiento anual muy notable y la tendencia lleva a suponer que será, cada año que pase, mucho más importante.

Entre la oferta, que la citada federación portuguesa presentaba en el Forúm, nos llamó la atención especialmente, por diversas razones, la publicación firmada por el profesor Paulo Almeida Fernandes, titulada Caminho de Torres, un libro de 294 páginas, con fotografías de Antonio Sá, y con una tirada de 4.000 ejemplares en su primera edición, acometida por cinco comunidades intermunicipales –las del Alto Minho, Ave, Cávado, Douro y Támega e Sousa–. Llama la atención, de forma muy positiva, el que este esfuerzo editorial haya contado con un apoyo colectivo de estas características, la ambición de lo publicado y el rigor con el que ha sido acometido.

El viaje de Diego de Torres Villaroel (1694-1770) –catedrático de la Universidad, poeta, astrónomo, presbítero...–, desde Salamanca a Compostela, fue puesto en valor en 1993, el momento en Pablo Arribas Briones lo da a conocer en su libro Pícaros y Picaresca en el Camino de Santiago. Torres lo hizo “con mi bordón en la mano, al cinto mi calabaza” según el mismo relata en 1743; es decir, sintiéndose peregrino en su andar y relatándolo a través de un jugoso texto.

Será en el año 2009 cuando el profesor Luis Antonio Miguel Quintales, de la Universidad de Salamanca, quien se ocupe de asentar las bases para la recuperación de ese camino antaño andado; se genera así una vía, en consonancia con los nuevos tiempos y que las cinco enumeradas comunidades pondrán en valor en un programa que se desarrolló entre los años 2017 y 2021 y que abarca 577 kilómetros de andadura, 24 días de tiempo a emplear y que tiene la peculiaridad de iniciarse en tierras hispanas, contar con la mayor parte de su recorrido en Portugal y volver a España, ya en Galicia, para seguir, mirando a Santiago.

En cuanto a esta aportación bibliográfica, debida al profesor Almeida Fernandes, se atiene a lo que el caminar dicta. Y lo hace ofreciendo la debida información de carácter histórico, con una atinada y rigurosa valoración del patrimonio cultural, y natural, que el viajero se va encontrando y destacando algunos de sus exponentes más importantes, con un tratamiento editorial individualizado para, de tal forma, resaltar su importancia.