La Federación de Anpas Compostela califica de desastre el servicio del transporte escolar en la zona de Santiago y comarca, donde asegura que en varios centros funciona “con importantes retrasos, con vehículos sin condiciones de seguridad e higiene y con conductores que desconocen los recorridos o la línea que les toca hacer”.

Una situación que, según denuncian en un comunicado, afecta a centros como “el CEiP Arquitecto Casas Novoa (A Sionlla), donde a veces faltan autobuses, a veces monitores”, o el CEiP Igrexa-Calo, donde hay importante retrasos; así como el CPI Camiño de Santiago (O Pino), donde “en uno de los autobuses no cabe todo el alumnado que le corresponde, por lo que viajan de pie o quedan fuera y deben emplear otra línea”.

Al CPI de Vedra “llegan autobuses en malas condiciones o con retrasos en varias líneas y en el IES Eduardo Pondal de Santiago, donde la situación sigue siendo caótica por la falta de entendimiento entre dos empresas que acaba pagando el alumnado y las familias”. Subraya que en este caso “no hay martes por la tarde en la que los autobuses hagan el recorrido a su hora y el alumnado llegue puntual a clase”.

El comunicado resume que “son cientos de estudiantes que viajan en autobuses en pésimas condiciones, que llegan tarde a clase o a las tantas a su casa, familias que improvisan soluciones para evitar las consecuencias” de esta situación.

La Federación de Anpas Compostela asegura que hace cuatro meses que pidió una reunión con la secretaría xeral de Educación, sin que se les haya convocado.

Este periódico se puso ayer en contacto con la Consellería de Educación para conocer su valoración sobre estas incidencias en el transporte escolar de Compostela y comarcas, sin que al cierre de esta edición hubiera obtenido respuesta de dicho departamento.