Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 25 enero 2022
01:00
h
Alumnado del CEIP Campanario recreó ayer una jornada de lavado de las de antaño en la aldea de Orellán // Ataviados con vestimentas de época, entonaron cánticos tradicionales // Organizada por la comunidad de montes, la actividad incluyó un recorrido por el patrimonio del lugar TEXTO Esperanza Pouso

‘Así lavaba’ hace cien años Baroña

Los lavaderos públicos fueron hasta hace un par de décadas los lugares en los que gran parte de la población rural podía limpiar con agua corriente sus ropas. Unas construcciones tradicionales que se encuentran por toda la geografía gallega, a las que acudían las mujeres para lavar la ropa juntas siendo, además de un lugar de trabajo, un centro de encuentro vecinal, pues como dice el dicho, “o lavar non quita o falar”. El alumnado del CEIP Campanario viajó ayer al pasado gracias a una actividad que organizó la comunidad de montes de Baroña recreando una jornada de lavado como las de antaño, en un lavadero que todavía pervive en la aldea de Orellán.

Lavar bien por aquel entonces era un arte, además de una tarea delicada y laboriosa. Ataviados con vestimentas de época, la comunidad educativa, familiares y comuneros, mojaron, enjabonaron y fregaron las prendas, poniendo en valor los oficios tradicionales y entonando cánticos populares que surgieron alrededor de estos espacios.

“O obxectivo era recrear a actividade que facían as lavandeiras, o feito de lavar á man, como se facía, que materiais se empregaban, cales eran as técnicas que se usaban...”, explicó Santiago Piñeiro, profesor del citado centro, quien resaltó que esta acción se enfocó para “eliminar os estereotipos de xénero asociados ás profesións” porque este trabajo era exclusivamente femenino.

Un modo de mantener vivo el patrimonio histórico de estas construcciones, hoy casi en desuso. “O Concello de O Son consérvaos pero xa non teñen o uso que se lles daba. Este ano non puidemos traer a persoas maiores, como en ocasións anteriores, pola COVID, pero si puideron coñecer a tradición”, comentó Ovidio Queiruga, presidente de la comunidad de montes.

Debido a que la iniciativa se desarrolló en grupos, para respetar los protocolos en vigor, desde la entidad organizadora aprovecharon para enseñarles a los estudiantes diferentes monumentos, “como o cruceiro da Virxe da Concepción, un dos hórreos máis antigos e o máis grande que hai na parroquia, os cales se atopan aquí en Orellán, así como o antigo pazo onde pode verse a forma que tiña o escudo. Todo vinculado a que os rapaces coñezan o noso patrimonio, para que o aprecien e o conserven nun futuro”, señaló.

Además, con esta salida también trataron de mostrarle a los niños y niñas la importancia del agua, “que vexan o que custa conseguila”. Con calderos llenaron bidones, comprobaron el tiempo que les llevó, así como el volumen que tienen y la que necesitarían ellos para su día a día, por ejemplo para ducharse, tomando conciencia sobre el gasto del agua y sus consecuencias.

El colegio Campanario se distingue por su método de aprendizaje, que parte de la investigación, exploración y experimentación. Por ello, a lo largo del curso realizan múltiples actividades de diversa índole en contacto continuo con la naturaleza y con el quehacer diario de la parroquia. Talleres de cestería, jornadas de vendimia, plantación o la cosecha del maíz... siempre apostando por su patrimonio y gracias a la implicación de la comunidad educativa.

27 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.