Otro diario pestilente

La biblioteca era un buen acompañante en esas jornadas incesantes de minutos que daban de nutrir a su alma abotargada. Encontró un volumen de historia...