Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h
recuperación. En abril empezarán los trabajos para arrancar de raíz la masa arbórea que impide la movilidad de la arena al suponer una pantalla para el viento del nordeste // Desaparecerá el gran bosque que se divisa a su derecha TEXTO S. Souto

Eliminarán casi 184 ha del pinar que frena la duna de Corrubedo

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, se desplazó este martes hasta Ribeira para conmemorar el Día Mundial del Agua a los pies de la duna del parque natural de Corrubedo. Y, tras sellar allí el pasaporte de la campaña Sete días, sete parques, que acudió a presentar, hizo, por sorpresa, un importante anuncio.

Y es que la Xunta iniciará en abril los trabajos con los que pretende frenar el avance del bosque de pinos que durante las últimas décadas contribuyó al incremento de la vegetación sobre la duna, por impedir su movilidad por el efecto del viento del nordeste. Una masa arbórea que no existía hace dos décadas cuando la arena de la duna llegaba incluso a la carretera general.

La actuación, que se prolongará durante 18 meses, tiene un presupuesto de 383.614 euros y estará financiada por la Unión Europea a través de Fondos Next Generation.

La conselleira explicó que en la actualidad las masas arbóreas están ocupando espacios que originariamente formaban parte de los arenales y sistemas dunares, por lo que se eliminarán de raíz los ejemplares de las zonas seleccionadas y se harán desbroces selectivos de los restos leñosos, con el fin de evitar daños en la flora, impedir la incorporación de materia orgánica y reducir los riesgos de un incendio forestal.

Así, se actuará en una superficie de 183,48 hectáreas, que será delimitada en diez polígonos, para erradicar especies arbóreas que están colonizando la zona dunar y alterando este hábitat costero al impedir la movilidad de la arena.

La recuperación del ecosistema natural permitirá garantizar unas buenas condiciones de hábitat para las especies que se localizan en este espacio, como la píllara de las dunas, el pernileiro o el sapo de esporóns, así como plantas dunares endémicas, como la Iberodes littoralis Subsp. gallaecica y la orquídea Spiranthes aestivalis, incluidas en el Catálogo galego de especies ameazadas.

Para la eliminación de los árboles se utilizará una máquina procesadora que los levanta sin provocar ningún daño al terreno, por cuanto no caen al suelo. Luego serán retirados del lugar siguiendo un trazado predeterminado y empleando maquinaria en la menor medida posible. Todo el pinar que se observa a la derecha de la duna desde el aparcamiento, desaparecerá. La madera se entregará a los comuneros.

En cuanto a la campaña Sete días, sete parques, la conselleira (que estuvo acompañada del alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz), destacó que “los gallegos y visitantes tienen a su disposición 58.000 hectáreas de joyas naturales y 62 rutas que abarcan más de 400 kilómetros adaptados para recorrerlos a pie o en bicicleta” y recordó que las 20 primeras personas que visiten, antes de 30 de septiembre, los siete parques naturales gallegos, serán recompensadas con un fin de semana para dos personas en uno de los establecimientos hosteleros de la Rede de Turismo de Galicia dentro del área de influencia de estos espacios.

En la visita participaron también la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo; el jefe de servicio de Parques Naturais, Antonio Rodríguez; y los concejales del ejecutivo ribeirense María Sampedro, Ramón Doval y Elvira Pereira.

el protagonista
“MONITORÍZASE A EVOLUCIÓN DO MONTÍCULO CON DRONS”
Antonio Rodríguez
Jefe de servicio de Parques Naturais

Los trabajos para eliminar especies alóctonas en el entorno de la duna de Corrubedo serán compatibles con las visitas al parque natural pero, sobre todo, con la época de hibernación de las especies que habitan en la zona. El jefe de servicio de Parques Naturais, Antonio Rodríguez, explicó que el pasado mes de diciembre un dron sobrevoló la duna para mapearla y que “eses voos repetiranse cada mes de decembro para monitorizar a evolución da duna”.

{ la letra pequeña }
De la teoría a la práctica
Suso Souto

LOS EFECTOS, a simple vista, no serán inmediatos. Desde que finalice la actuación que va a llevar a cabo la Consellería de Medio Ambiente para eliminar la gran masa de pinos que está frenando la movilidad de la duna de Corrubedo deberán pasar todavía algunos años hasta que volvamos a verla avanzar por efecto del viento. Como la recordamos los cincuentones que un día nos tirábamos desde lo más alto de un montículo que en siete años perdió 400.000 toneladas de arena y dos metros y medio de altura (hoy tiene 26 metros en su punto más alto, pero llegó a tener 60). Poco a poco, además, la vegetación que la cubre irá desapareciendo. Al fin, después de años de estudios técnicos, la Xunta da el ansiado paso: de la teoría a la práctica.

23 mar 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.