Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 27 noviembre 2022
19:07
h
PESCA. El cierre de la pesquería llega tras una gran campaña, en la que se superó el millón de kilos de capturas entre Caión y Rianxo // La cotización media rondó los 10 € el kilo // La facturación en las rulas rozó los 10 millones de euros TEXTO J. Ramos

Mes y medio sin pulpo gallego en las mesas debido a la veda

El preciado pulpo gallego estará ausente durante un mes y medio de las lonjas y las mesas gallegas debido a la veda anual que comenzó el pasado viernes, día 20 de mayo, y que se prolongará hasta el 4 de julio.

Un cierre de la pesquería que llega después de una de las mejores campañas de los últimos años. Así, tanto las capturas como la facturación generadas por esta especie se incrementaron un 60 % respecto a las de 2021. Según datos de Pesca de Galicia, en las lonjas del litoral de Área de Compostela, comprendido entre Caión (A Laracha) y Rianxo, se subastaron desde el pasado mes de julio de 2021 más de un millón de kilos de pulpo, que generaron una facturación total de algo más de 9,8 millones de euros, rondando el precio medio los 10 euros el kilo, y alcanzando cotizaciones de hasta 15 euros el kilo los mejores ejemplares. “Podemos dicir que este foi un ano moi bo”, afirman los patrones mayores de Fisterra y de Malpica.

La rula de Ribeira lidera las capturas y las ventas, superando en esta última campaña los 304.000 kilos subastados, por los que facturó casi tres millones de euros. Le siguen las lonjas de Malpica de Bergantiños (134.000 kilos y 1.213.143 € de facturación), Corcubión (129.574 Kg y 1.217.516 €), Muros (114.000 Kg y 1.1133.455 €) y Camariñas (108.544 Kg y 1.023.676 €), según reflejan las estadísticas de Pesca de Galicia.

Unas cifras que contrastan con las registradas en la campaña 2020-2021, en la que las capturas totales se situaron en poco más de 457.507 kilos y la facturación global se quedó por debajo de los 3,9 millones.

Discrepancias. El período de veda significa que queda prohibida la captura de pulpo, por medio de cualquier arte, en aguas en las que Galicia tiene competencia en marisqueo, según indica la Consellería do Mar. La veda, afirman, “é unha das medidas técnicas que comprende o plan da especie coa finalidade de axustar a xestión pesqueira ao seu ciclo de vida e así protexer a súa reprodución e contribuír a unha explotación máis sustentable”.

No obstante, desde hace años existe discrepancia entre las cofradías a la hora de fijar el tiempo de veda. Así, las de la zona norte, principalmente, vienen demandando que debiera ser de, como mínimo, dos meses. Así lo reivindican, entre otros, los patrones mayores de Fisterra y Malpica de Bergantiños.

A este respecto, el patrón de Malpica, Pedro Pérez, asegura que “o ideal sería que comenzara xa a principios de maio, cando o polbo comeza a desovar”. Algunos pósitos, como el malpicán, plantearon a la Consellería do Mar la posibilidad de que se evalúe la opción de fijar vedas más amplias por zonas o paros biológicos de tres meses, tal y como se hace con otras especies, “para probar e ver que resultados pode dar”.

Su homólogo de Fisterra, Manuel Martínez, también considera un error reducir la veda un mes este año respecto a la fijada en 2021. “Hai que lembrar que non hai moito tempo estabamos falando de pedir subvencións pola escaseza de recurso”, afirma. Ambos consideran que esta reducción puede mermar las capturas en la próxima campaña. No obstante, la decisión se adopta por mayoría y este año se volvió a imponer la opción de veda reducida.

O protagonista
“Este foi un moi bo ano”
Image
Pedro Pérez
Patrón mayor de Malpica

El patrón mayor de Malpica, Pedro Pérez, asegura que éste “foi un ano moi bo, sobre todo polos prezos, tanto no polbo como tamén do peixe en xeral”. No obstante, alerta de que el sector se topa cada día con nuevas sorpresas en forma de cuotas. La última es un borrador de la Secretaría General de Pesca, dependiente del Ministerio, que limita las capturas de abadejo a partir de 2023, “de xeito que no primeiro trimestre non se poderá pescar, e no segundo cada barco, dependendo da arte que use, só poderá traer para terra un máximo de 10 ou 15 quilos por semana, algo inviable”.

{ Pasaba por aquí }
Que continúe la racha
Manuel Lavandeira

Los profesionales del mar saben mejor que nadie que el hecho de haber tenido una muy buena campaña no es garantía de que la próxima vaya a ser igual. Son conscientes, y así lo reflejan las estadísticas, de que la pesquería del pulpo, al igual que otras, sufre importantes fluctuaciones y se puede pasar, en pocos meses, de llegar a puerto con las nasas llenas a traerlas semivacías. Es por eso que las vedas siguen siendo imprescindibles para conservar el recurso, a pesar de la ya tradicional discusión sobre su duración. Lo ideal sería prolongarlas más, pero los intereses económicos parecen primar, de momento, por encima de los biológicos. Hay que esperar al cuatro de julio para ver si el pulpo sigue entrando en las nasas.

22 may 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.