Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 30 enero 2023
06:05
h
DEFICIENCIAS. Los problemas derivados de la falta de mantenimiento del recinto portuario suponen un peligro para los usuarios // Hay vallas destartaladas, obstáculos en las rotondas y serios hundimientos del firme en la explanada // Sigue pendiente el control de accesos y la iluminación es escasa TEXTO S. Souto

Portos sigue sin mojarse con Ribeira

A través del Concello de Ribeira, de los gestores de la lonja y también de este diario, Portos de Galicia tiene constancia desde hace años de las serias deficiencias que arrastra el puerto de la capital del Barbanza o, lo que es lo mismo, el mayor puerto de bajura de Europa. Pero, más allá de promesas y anuncios, la situación va a peor y, con ella, el monumental cabreo de los ususarios del recinto.

Son problemas derivados de falta de mantenimiento que, en algunos casos, suponen un peligro manifiesto. Es el caso de la valla contra la que hace meses se empotró un camión y que sigue destartalada; o de las enormes vallas de hormigón que alguien colocó en medio de la rotonda de acceso a la lonja, probablemente para delimitar mejor su perímetro dada la inexplicable forma ovalada con la que fue construida; o del preocupante hundimiento del firme en la explanada de la zona de carga de los camiones en la rula.

En unas instalaciones en las que las condiciones de los materiales deben estar vigiladas al máximo por cuestiones higiénico-sanitarias, las puertas por las que a diario entran y salen cajas de pescados y mariscos con destino a varios puntos de España están carcomidas por el óxido.

Los usuarios se quejan además de lo peligroso que resulta el hecho de que no esté controlado el acceso, que debiera ser restringido al personal autorizado.

Y es que no sólo no existe ese control, sino que las barreras que hace años se colocaron con ese fin, y que nunca llegaron a funcionar, están también destartaladas y suponen un peligro para quienes transitan a diario por el puerto. Problemas a los que se suman también los relacionados con la seguridad (tanto por la deficiente iluminación como por la falta de vigilancia en el recinto portuario) y con la limpieza.

Muchas de estas deficiencias figuraban ya en el exhaustivo informe de cien páginas que el alcalde, Manuel Ruiz, le entregó a Portos el 20 de febrero de 2019. Un informe en el que detallaba las numerosas deficiencias y necesidades (documentadas con fotos) de los puertos de Santa Uxía, Palmeira, Ameixida, Castiñeiras, Aguiño y Corrubedo “con espíritu constructivo”, pero retratando una falta de compromiso con el mantenimiento de las instalaciones que tachaba de “inadmisible”.

Ya entonces el regidor consideraba urgente adoptar medidas de seguridad para los usuarios y pedía actuar para evitar los robos, colocando cámaras, cerrando los accesos a los pantalanes e incluso implantando vigilancia nocturna.

Y, aunque desde entonces Portos hizo importantes inversiones en los puertos de Ribeira, es evidente que, en materia de mantenimiento, no hace bien los deberes.

07 sep 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.