Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 08 agosto 2022
01:13
h

Preocupación por el ruinoso Pazo da Mercé tras casi 40 años de abandono

El histórico inmueble de A Pobra, que data del siglo XVI, permanece en el olvido desde el voraz incendio que sufrió en 1983 // Valle-Inclán residió en él y escribió allí varias de sus grandes obras

Es una de las construcciones con más historia del Barbanza, pero el Pazo da Mercé de A Pobra languidece en el olvido desde 1983, cuando un voraz incendio lo arrasó. Desde entonces, su ruinoso estado se agrava entre la maleza.

El pazo (descrito al detalle por el historiador Antonio González Millán en su libro Monografías do patrimonio cultural: Pazo da Merce) data del siglo XVI, está en una parcela de 60.000 m2 al pie de la AC-305 y fue construido en base a una ermita. Valle-Inclán vivió en él entre 1917 y 1921, escribió allí Los cuernos de don Friolera, Cara de plata y Divinas Palabras, e incluso construyó una parte de la edificación. El palomar, uno de los pocos de planta cuadrada que quedaban en Galicia, se desplomó el año pasado.

El escudo de la fachada es barroco, del siglo XVIII. Sus blasones representan, de arriba a abajo y de izquierda a derecha, el león del Reino de León, el castillo del Reino de Castilla, un pino flanqueado por veneras jacobeas de la Abadía de San Martín Pinario (de la que el pazo fue priorato) y un león asido a un báculo de abad de la Real Congregación de San Benito de Valladolid, responsable de su administración. Su uso como albergue quedó atestiguado por Fray Martín Sarmiento.

En 1964 fue adquirido por los hermanos Juan y Antonio Boullón Juanatey. La noche del diez de mayo de 1983 se produjo un espectacular incendio que devoró el pazo. Todo apunta a que se inició en la capilla, por un cortocircuito o por una vela. En el incendio se perdieron un retablo barroco de 1697 y una imagen medieval de la Virgen amamantando al Niño. En la fachada fue robada la imagen pétrea de un Trono de Gracia.

En 2002, los herederos de los dueños del pazo elaboraron un anteproyecto de restauración (no descartaban destinarlo a turismo rural) que recibió informe favorable de Patrimonio. Pero la Xunta denegó la obra en 2007 alegando que “el presunto valor histórico-artístico” del pazo (protegido por el PXOM) “no está refrendado ni por una declaración de BIC ni por su inclusión en el Catálogo del Patrimonio Cultural”.

La Lei do Solo establece que los propietarios de bienes inmuebles deben mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público, estén o no protegidos. Pero también hace constar que los concellos deben vigilar que así se haga, pudiendo, en caso contrario, adoptar medidas subsidiariamente.

El Concello mantuvo “conversas” con los dueños del pazo, pero no les hizo un requerimiento oficial para que tomen medidas para protegerlo. Tampoco optó por hacerse con la propiedad. El tiempo pasa... y corre en contra.

22 may 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.