La quinta presentación del Monbus Obradoiro para esta temporada tuvo como protagonista a Rigoberto Mendoza. Las instalaciones de Limpiezas Salgado sirvieron de escenario para que el escolta mundialista por la República Dominicana ofreciese sus primeras declaraciones como jugador santiagués.

Rafael Silva, miembro del Consejo de Administración del club, le dio la bienvenida al club: “Rigoberto Mendoza viene a aportar y sumar. Es un escolta dominicano que viene de jugar el Mundial. Tiene experiencia en LEB Plata, jugó en República Dominicana, México, Israel, Puerto Rico y el año pasado estuvo en la Liga de Desarrollo de la NBA. Es un jugador polivalente, que puede combinar posiciones exteriores. Es atlético y su juego se adaptará muy bien al Obradoiro. Se incorpora a un proyecto que da un salto importante: intentar clasificar a una competición europea”.

Por su parte, Mendoza dio las gracias al club, señalando que “es una bonita oportunidad en una etapa de mi carrera que aprovecharé al máximo”. “Intentaré dar lo mejor de mí, como lo he hecho en todos los lugares a los que fui. Siempre he jugado con el corazón. Quiero aportar en el momento en el que me necesiten y como pueda. Trataré de dar lo mejor de mí como persona, como jugador y como compañero de equipo”, apreciaba el nuevo inquilino del Multiusos Fontes do Sar.

El escolta no pudo esconder su emoción a la hora de señalar que “es la primera vez que juego en la Liga Endesa. Anhelaba esta oportunidad desde hace tiempo. Quiero aprovecharla al máximo y quiero jugar en la que considero que es una de las mejores ligas del mundo”.

Mendoza dejó claro lo que va a ofrecer en la cancha: “Los aficionados verán un jugador que no da nada por perdido, juega con el corazón y se entrega al equipo. Me considero versátil. Puedo ser útil y aportar en diferentes aspectos y posiciones. Creo que por eso el entrenador me llamó. Quiere que juegue como Rigoberto Mendoza, porque ha visto mis partidos y me lo dejó claro”.

Pese a admitir que el estilo “es un poco diferente a lo que jugué hasta ahora”, admitió que “por suerte, estoy preparado”. “Cuando estuve en LEB Plata había muchos conceptos, y desde ese momento cambié mi juego y lo adapté. Eso me facilitará la integración a los sistemas del club”, recordaba.

Mendoza señaló que la guinda para cerrar su fichaje fue el aliciente de la Basketball Champions League: “Yo quería jugar en la Liga Endesa. Intentar clasificarnos para disputar la Champions League es una motivación extra. Vamos a por todas en esta temporada. Se viene algo muy bueno para nosotros. He visto que somos un equipo que va a luchar por cada partido, sacará lo mejor de nosotros y que tratará de conseguir el mayor número posible de victorias”.