Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
09:35
h

Colapso en el tiempo añadido

El Monbus Obradoiro perdió frente al Betis en un encuentro de alternativas que se decidió en la prórroga // El parcial de 0-9 del cuadro visitante en los últimos cinco minutos extra fue decisivo

No hubo pleno en Sar. Tras la importante victoria del sábado ante Andorra, el Monbus Obradoiro buscaba hacer daño a otro rival directo, pero el Betis se revolvió siempre con Evans como estilete. La puntilla llegó en la prórroga, perdido el anfitrión y crecido su rival.

Toca seguir peleando (86-93) con el premio del mal menor de mantener el averaje todavía a favor del equipo compostelano (76-87 en Sevilla).

En una tarde de esas que invitan a la manta y al sofá, el conjunto compostelano se la jugaba. No era aún un cara o cruz, restan aún 13 jornadas por delante, pero poner la puntilla a un rival directo en la pelea por la permanencia, situarlo a 3 victorias de distancia insuflaría aire, y sobre todo tranquilidad, a un proyecto obradoirista que hasta el 6 de marzo, en Tenerife, precisa de margen para seguir creciendo sin la premura del marcador.

Volvía Pozas, el capitán por excelencia en valores y en sumar dentro y fuera de la pista, pero concluido el merecido homenaje a “un dos nosos” -como reza el credo del obradoirismo-, la pista se erigió en ese campo de batalla donde sólo el trabajo, el rigor y el acierto auparían al triunfo.

Llegaba el Monbus fortalecido en casi todas esas facetas, aunque todavía falto de puntería en el triple. Recuperarlo era clave y lo intentó desde el salto inicial... de nuevo sin éxito.

Hasta 7 lanzamientos con un único acierto sumó a su estadística el anfitrión en los primeros 7 minutos, una cifra que supuso un lastre en el arranque y que aupó a su rival en el electrónico. Imparable en los 1c1, incontrolable por su movilidad siempre bajo la batuta de un Evans que superaba una y otra vez la marca de Scrubb, el Betis abrió la grieta y selló un 9-17 (min. 7) que requería la primera llamada de atención de Moncho Fernández.

Fue tímida la reacción. Insistió el cuadro local en nutrir de balones a Birutis para que se hiciese grande bajo el aro, pero se cerró bien la defensa sobre el pívot lituano y el set inicial concluyó con el conjunto visitante mandando en el marcador (16-24, min. 10).

Tímida reacción. Un triple de Zurbriggen servía para reiniciar el duelo con la renta ya reducida a 5 puntos (19-24), pero bien pertrechados atrás, los pupilos de Luis Casimiro fueron ahogando el ataque del Monbus dejándole sin opciones en los primeros instantes del cuarto.

Movió el técnico del Obra el banquillo de nuevo, recuperó a Hobbs, a Robertson, a Biruris y sin la presencia de Evans semejaba el Betis ya más vulnerable, aunque la distancia continuaba inamovible hasta que, desde los 6,75, dos triples del base de Kentucky y otro del escolta canadiense la dejaba en apenas 1 punto (34-35) con poco más de 1:37 para llegar al descanso.

Quería el anfitrión el arreón final que le permitiese voltear el electrónico, y aunque Kass y Scrubb tuvieron en su mano las últimas opciones, fue el cuadro visitante quien enfiló el túnel de vestuarios dominando la estadística (36-40, min. 20).

Tras el 1/8 al triple de los 10 minutos iniciales era precisamente desde la distancia maldita desde donde se agarraba el Obradoiro al partido (4/8 en el segundo set), pero seguía habiendo demasiados cuentas pendientes (3/6 en el tiro libres, 7 pérdidas), especialmente en defensa, donde el cuadro sevillano se desenredaba de la telaraña con excesiva facilidad.

Más emoción. Quiso el Monbus recuperarse pero de nuevo se colapsó por su falta de acierto, un muro que no tenía su rival que con Leslie topó a su filón desde el 6,75. Requería el momento de paciencia, de mover más el balón y en eso Hobbs es un especialista. Sufría la Caldeira con cada acción y celebraba con rabia cada éxito, como la jugada de 5 puntos con triple de Kass y robo posterior de Scrubb que ajustó una vez más la renta y la posterior canasta de nuevo de 3 del canadiense que devolvía la igualdad y la emoción el encuentro (52-52, min. 27).

Peleó el Obra, defendió mejor, jugó con más coherencia, pero Evans continuaba imparable y cada réplica del equipo visitante salía de sus manos. Con la imagen de Robertson celebrando al aire su tercer triple de la noche y el 60-60 en el marcador bajó el telón el tercer cuarto.

Había que remar, fajarse y seguir la línea trazada en ataque, ya con más confianza, y así lo ejecutó el equipo compostelano que se colocó con un +6 recién iniciado el set (68-62, min. 33). Desde el tiro libre anuló el Betis el momento on fire de su anfitrión y Sar se preparaba para otro final no acto para quienes sufren del corazón cuando Evans selló el 77-77 a falta de 1:34.

Falló el Betis cuando pudo sentenciar y lo hizo también el Obra que a falta de 4 segundos perdió el balón (82-82). Por delante había 5 minutos extra en los que entró mejor el plantel de Casimiro. Su parcial inicial de 0-9 hizo inviable otra nueva remontada ya.

Thomas Scrubb, el insustituible

El canadiense es imprescindible en este Monbus Obradoiro 2021/22. Scrubb son las piernas cuando lo necesita su equipo, la muñeca cuando más colapsado semeja, y esa figura que casi -casi- nunca se equivoca. En un equipo santiagués de tanto altibajo Thomas es el más lineal en su aportación sobre la pista.

0-9

parcial para el Coosur Betis , con esa estadística arrancó el tiempo extra en Sar. El equipo sevillano atacó el aro con ambición y acierto en la prórroga e impidió la réplica de su anfitrión, reñido una vez más con el aro.

16 feb 2022 / 22:39
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.