Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 enero 2023
23:16
h
{ TRAUMA NEWS }

¿Cómo correr por la playa?

EN LAS FECHAS en las que estamos es buen momento para practicar running junto al mar, pero antes hay que despejar una duda: ¿Correr en la playa con o sin las zapatillas de running puestas?

Como todo en general, esto de correr en la playa tiene sus dos caras de una misma moneda. Por un lado nos topamos con sus innumerables beneficios, pero no es menos cierto que, por otro lado, también debemos prestar a las contraindicaciones, que también las hay.

Partiendo de la base de que la sensación de correr descalzo amplía el rango natural del movimiento de nuestros pies y tobillos, y tiende a fortalecer tanto tendones como músculos de nuestro tren inferior, también hay que destacar que correr sobre la arena de la playa supone un gasto energético mayor que hacerlo sobre el asfalto.

Y es que lo de dar zancadas sobre la arena implica más trabajo mecánico, al tiempo que debes enfrentarte a una mayor inestabilidad por las características del propio terreno.

Por lo tanto, la moraleja no puede ser otra en la que no conste la recomendación de que, si no estás acostumbrado a lo de correr descalzo, es mejor decantarse por un proceso de adaptación que permita que todos tus músculos y articulaciones se acostumbren a la nueva superficie.

No olvides que al correr sobre superficies más duras el impacto se traduce en un mayor estrés sobre los huesos y articulaciones, mientras que al hacerlo sobre terrenos más suaves y blandos, dicho estrés se traslada más hacia los tendones.

Así, empezar corriendo dos o tres veces por semana te ayudará a aclimatarte mejor, comprobar tu equilibrio, así como si tu cuerpo se adapta al terreno irregular. De hecho, saltarse esa etapa de adaptación puede derivar en molestas lesiones, que te pueden dejar en el dique seco por una larga temporada, como es el caso de la fascitis plantar, los esguinces de tobillo e incluso problemas en el tendón de Aquiles.

Dicho lo cual, si no sueles correr descalzo, tu opción más conveniente es que no te olvides de las zapatillas de running cuando vayas a trotar por la playa. La razón es más bien sencilla como ganar más estabilidad a la hora de correr sobre un terreno más inestable, guiando al pie en cada kilómetro que avanzas. Además de que te ofrecen un mayor grado de protección contra elementos externos que te pueden generar problemas, tales como cortes con las conchas.

En definitiva, correr sobre la arena de la playa es más difícil en cuanto a que se requiere mayor esfuerzo muscular. Además, aquí entran en juego muchos factores a tener en cuenta: densidad del terreno, la distancia a recorrer, la propia experiencia del runneante, y, por supuesto, el tipo de soporte que nos ofrece la zapatilla de running para mitigar las vibraciones de los impactos.

01 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.