Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 28 septiembre 2022
18:31
h

“El Bergantiños es un equipo reconocido en la Segunda RFEF; tenemos sello propio”

Viene de firmar su continuidad y renovar por una temporada en el Bergantiños, club al que ascendió a la Segunda RFEF, y al que no solo mantuvo, sino que lo dejó a un paso de poder entrar, incluso, en la fase de ascenso. Llegó en enero de 2020 al banquillo de As Eiroas, en la temporada que quedó trunca por la situación pandémica. Al curso siguiente logró el salto de categoría y rozó con la punta de los dedos la sorpresa de poder disputar un playoff para el que, en verano de 2021, no opositaba. José Luis Lemos (Santiago de Compostela, 1970) se marca el objetivo de asentar al Bergantiños en la categoría y de intentar no pasar apuros para asegurar la permanencia en la próxima campaña.

¿Cómo se encuentra tras la renovación?

Estoy muy ilusionado. Teníamos que darnos un período para pensar y ver posibilidades, por un lado y por otro. Todos teníamos la sensación de que teníamos que seguir un año más juntos.

Mejorar lo del año pasado, sin embargo, no será fácil ¿Cómo se crece a partir de lo hecho esta temporada?

No creo que repetir eso sea nuestro objetivo. En la entidad somos conscientes de que lo importante es estabilizarla en la categoría y, si es posible, sin pasar apuros. Pero es difícil para un club como el Bergantiños llegar, a una jornada de acabar la liga, con posibilidades de meterse en el playoff.

¿Qué objetivo se marca?

Buscaremos mantener la línea del año pasado, intentar competir al máximo nivel cada domingo, y tratar de que el equipo se asiente en la Segunda RFEF.

La línea del año pasado supuso una primera vuelta no muy buena y una segunda que fue excelente.

Nos costó el período de adaptación, de pagar el no conocer la categoría ni a los rivales, ni conocer qué nivel eres capaz de dar. Ahora mismo eso está andado. Esperemos que la temporada que vienen el inicio sea mejor que el del curso que acaba de terminar.

¿Hará esfuerzos por intentar retener a la mayor parte de la plantilla de esta temporada, que ya ha pasado ese proceso de aprendizaje?

Esa es la idea principal. Somos conscientes de que hay varios futbolistas que se revalorizaron, que probablemente salgan del club para mejorar, algo que nos alegra como entidad y a mí, personalmente, como entrenador. Pero intentaremos que haya un grueso del mismo plantel que continúe. Y reforzarlo y acertar.

Moncho Fernández, entrenador del Monbus Obradoiro, año tras año insiste en que los recién llegados deben pasar el ‘sarampión de la inexperiencia’. El Bergantiños tardó, pero lo superó bien.

Si lo dice un referente en los banquillos, a cualquier nivel, como, para mí, es Moncho Fernández, que está claro que de esto sabe mucho, no puedo añadir mucho más. Esa pequeña dosis de manejar ciertos aspectos cuando eres de la propia categoría y ya viviste tus situaciones en primera persona es importante.

¿Con qué se queda de la temporada pasada? Porque hubo varios hitos muy destacados.

Es cierto que hay momentos puntuales muy importantes, como el haber jugado la Copa del Rey, o haber conseguido brillar en algunos escenarios en liga. Me quedo con la imagen de una escuadra que competía muy bien, que sabía a lo que jugaba, no especulaba en ningún campo, que siempre fue a buscar la victoria. Para un recién ascendido y con un presupuesto bajo en la categoría es vital. El equipo tenía un sello propio que defendió desde el primer partido hasta el último.

Ese sello, después de la temporada que hizo, ¿cree que le abrirá el espectro de jugadores que puedan llegar al Bergantiños?

El año pasado, cuando llamábamos a un futbolista, teníamos que explicarles quiénes éramos, la seriedad y la organización del club, quién era el presidente. Teníamos que explicarlo todo. Este año, en la Segunda RFEF somos reconocidos. El club tiene un nombre, sabe cómo hacer las cosas y es un puntito a favor que no teníamos hasta ahora para poder fichar.

¿Dónde sitúa al Bergantiños la temporada que viene?

No me gusta hacer cábalas ni jugar a ser adivino. De ser así, el año pasado hubiese firmado ser el sexto por la cola. Al final, lo que demuestran las competiciones largas de regularidad es que hay que competir todos los días, encontrar tu idea y defenderla en todos los partidos. Nuestra idea es estabilizar al club en la categoría y que tenga un sello propio.

¿Se espera una Segunda RFEF similar a la de esta temporada, con tanta igualdad?

Espero que no, porque lo que se vivió este año fue bestial. Te veías cerca de los cinco primeros y mirabas para abajo y no estabas lejos de los últimos. Un mes flojo te podía llevar a estar peleando por un objetivo diferente al que creías que tenías. A nivel mental y de motivación es complicado de gestionar. Espero que no haya tanta igualdad en la clasificación.

Habrá, otra vez, seis gallegos en el grupo. Subieron Polvorín y Ourense CF, y dejaron la categoría el Pontevedra, con el ascenso, y el Arosa, por su descenso. ¿Cómo evalúa, a priori, a los otros gallegos de Segunda RFEF?

Se fue el favorito, al menos para mí, que era el Pontevedra. Llegan dos equipos que están haciendo bien las cosas. El Polvorín, un filial, y el Ourense CF, que perseguía esto desde hace unos años. Se sabía que podía llegar pronto a esta categoría. Entiendo que el nivel en Galicia será medio-alto en la Segunda RFEF.

Se vinculó su nombre al Polvorín y al Compostela. ¿Estuvo cerca de alguno de ellos?

En esta época hay muchos rumores. En algún caso podía haber cierto acercamiento, y en otros hay profesionales que deciden lo que es mejor o no para un equipo, y que no me eligieron. Tampoco tengo mucho que valorar.

08 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito