Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 30 junio 2022
13:23
h

El Obra visitó en Burgos y Badalona los pabellones más llenos de su ruta ACB

En ambos encuentros hubo más de nueve mil aficionados

No ha sido una temporada sencilla para el Monbus Obradoiro. El título de la permanencia se confirmó, no sin apuros, en la penúltima jornada, en una de las pistas más complicadas y con mayor afluencia de la categoría, con la mejor entrada que recibió el Olímpico de Badalona. Así como la canción reza que hay un gallego en la luna, hay un obradoirista en cada pista de la ACB. Por supuesto, aquel día, el Obra no estuvo solo.

En esa última jornada como visitante fue cuando el cuadro preparado por Moncho Fernández se encontró en el pabellón más poblado. Se daba la circunstancia de que su rival, el Joventut, se jugaba la posibilidad de ser matemáticamente cabeza de serie y de, incluso, cerrar la clasificación en la tercera posición. Por eso, el equipo preparado por Carles Durán consiguió convocar a 9.768 espectadores en la grada.

Desaparecidas las restricciones en el arranque de marzo, fue en ese tramo en el que el Obradoiro se topó con los pabellones con más gargantas contrarias. Curiosamente, el que sigue al recinto badalonés en convocatoria, también vio perder a su equipo con el club compostelano.

El 16 de abril, la escuadra santiaguesa se presentó, en su tercera salida consecutiva en una semana, en el Coliseum de Burgos. Llegaba tras perder ante Urbas Fuenlabrada y Casademont Zaragoza y podía caer a puestos de descenso. Y en uno de esos muchos finales a cara o cruz, el Obra firmó una victoria fundamental para la permanencia ante 9.197 testigos.

Ambas cifras cuentan con el condicionante de que las restricciones de aforo en los pabellones de la liga ACB habían desaparecido. En las tres primeras jornadas, las gradas habían visto reducida su capacidad al 40 por ciento, y entre octubre y principios de marzo, la liga se jugó con un 80 por ciento del aforo disponible. Fueron los dos únicos partidos en los que las gradas presentaron esa cantidad de público. Sin embargo, no necesariamente quiere decir que otros pabellones no hubiesen mostrado un gran aspecto cuando el Monbus Obradoiro les rindió visita.

El Pazo de los Deportes de Lugo fue uno de esos casos. El derbi gallego con el Breogán como anfitrión se disputó el 26 de marzo, una vez que el gobierno autorizó el aforo completo. Las 5.110 personas que se dieron cita no completaron la capacidad de la instalación debido al precio de las entradas, aunque aportaron un ambiente muy festivo y con bastante público. Para el conjunto compostelano fue la quinta salida con más gente en la grada. En medio quedaron dos visitas al País Vasco, cuando el espacio disponible en los recintos deportivos era del 80 por ciento del total. El 14 de noviembre del año pasado, el Obradoiro visitó el Bilbao Arena, en Miribilla, con 6.812 personas en los asientos. Poco más de un mes antes, el 10 de octubre, jugó en Vitoria ante el Bitci Baskonia ante 5.612 asistentes.

Dos encuentros registraron menos de dos mil personas presentes en los pabellones. El 4 de diciembre, en la visita al Morabanc Andorra, que se saldó con derrota (86-73), con 1.604 testigos de un tropiezo que, al final de liga, entró en los cálculos matemáticos hasta la penúltima jornada. Sin embargo, fue el 30 de enero cuando el Obradoiro se encontró a la menor cantidad de público en uno de sus desplazamientos. Fue en la visita a Las Palmas, en el Gran Canaria Arena (71-69). Solo 1.549 aficionados.

De promedio, el cuadro compostelano jugó como visitante ante 4.666 personas, por los 4.248 de sus encuentros como anfitrión.

MERCADO DE FICHAJES
Carlos Suárez no seguirá en Málaga

··· Hasta 3570 días de verde y morado. Este es el tiempo que Carlos Suárez ha formado parte del Unicaja de Málaga, casi una década, entregado en cuerpo y alma a unos colores; un tiempo que le ha servido para convertirse en leyenda de nuestro equipo y en un malagueño de Aranjuez. 437 partidos, miles de entrenamientos y horas de trabajo para vincular su nombre y el del Unicaja en la memoria colectiva del baloncesto español.

Desde su llegada a Málaga en agosto de 2013 ha ido sumando datos estadísticos que le dejan, por ejemplo, como el jugador no nacido en Málaga con más partidos disputados (tercero, tras Berni y Cabezas), con mayor valoración en la historia de nuestro equipo, informa la ACB.

20 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito