Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 10 agosto 2022
02:00
h

Entre la ilusión del primer día de cole y la premura por ganar

El Obra retoma la Liga sin casos de covid y con un excedente de jugadores que obliga a un descarte // Recibe a un Bilbao en racha pero que no gana a domicilio

Tendrá la emoción, los nervios, la expectación de toda vuelta a clase, de ese primer día de retorno donde todo es tan familiar... pero al mismo tiempo parece tan distinto. Una sensación similar a la que se vivió hace ya un año cuando el virus azotó -¡y de qué manera!- por primera vez al conjunto santiagués, pero si entonces la ilusión del reencuentro con el juego y con la pista le tocó a la afición vivirla desde la distancia, esta tarde (18.00 horas) el Monbus Obradoiro sabe que en su vuelta a la normalidad no estará solo. La Caldeira de Sar promete vibrar para reengancharse juntos a una temporada en la que aún queda mucho por sufrir y seguro que también por celebrar.

El cuadro santiagués no compite en casa desde el 18 de diciembre. Entonces superó en un duelo vital al San Pablo Burgos en el Multiusos (101-94) en la que supuso su quinta victoria del curso, un bagaje que lo mantiene 14.º en la tabla igualado con Fuenlabrada (15.º) y Andorra (16.º) y deja la distancia con la zona de descenso en solo un triunfo aunque con un partido menos disputado que sus rivales directos.

Desde entonces perdió en Valencia (91-71), aplazó los 3 encuentros siguientes, los casos positivos por covid en la plantilla alcanzaron los 8, y entre sustos, idas y venidas de jugadores en cada entrenamiento, PCR y protocolos, fueron 23 días sin la tensión de la competición. “Todo el mundo está deseoso de que volvamos a jugar. Es cierto que llevamos mucho tiempo sin competir pero enseguida nos vamos a cansar porque viene una agenda cargada de partidos”, aceptaba Moncho Fernández en la previa.

Este paréntesis tuvo también su lado positivo. El técnico del Obra podrá por fin contar con Álex Suárez -una vez superada su latosa lesión de tobillo- y con Beliauskas -que no juega desde el 7 de noviembre a causa de una rotura de fibras en el cuádriceps y de su posterior contagio de covid- si lo considera oportuno, en una situación inédita esta campaña que pone al entrenador en la disyuntiva de tener que hacer un descarte ya que Albert Oliver dio ayer negativo en su test y los síntomas que presentaba Álvaro Muñoz semeja que nada tiene que ver con el coronavirus.

A las 14.30 de esta tarde es el plazo que tiene el Monbus para dar su róster y las quinielas no están claras ya que aunque Robertson y Ellenson se reincorporaron esta semana al grupo por su importancia en el juego resulta complicado verles fuera de la lista. “Al final también se trata de un estado de forma colectivo. Es un juego colectivo, jugamos cinco contra cinco. Sí que nos faltan entrenamientos y nos falta rodaje pero igual que a todo el mundo. Espero que podamos recuperarlo lo antes posible”, insistía Moncho Fernández ante la duda de cómo responderá hoy el plantel.

Semana de Maratón. Al Obra le queda una semana exigente con hasta tres partidos en liza y la guinda de un derbi siempre con morbo frente al Río Breogán el próximo domingo (20.00 horas).

Aunque el foco está puesto en el Surne Bilbao Basket de esta tarde. Los de Álex Mumbrú llegan a Sar sin saber lo que es ganar como visitantes todavía frente a una racha de 6 victorias en sus 10 últimos compromisos incluido el de hace 7 días ante el Andorra (74-71).

El conjunto vasco ya se llevó el duelo de la ida (80-76) y Moncho Fernández advierte que tienen nuevas armas para repetirlo. “Ha mejorado mucho en muchas facetas del juego. Las últimas victorias que han conseguido, aparte de su potencial en ataque, las han fundamentado en una grandísima defensa. Porcentualmente, o por puntos encajados por posesión, al nivel de la mejor defensa de la Liga”, señala pese a que el ranquin les coloco aún como el tercer equipo que más puntos encaja (86,4).

“El reparto de los roles, saber poner la pelota en el lugar adecuado, junto con esta mejora defensiva y un aumento en el ritmo de juego, que han elevado su número de posesiones respecto a lo que venían jugando, son los pilares, de forma general, en los que se basa el éxito de Bilbao en estos últimos partidos”, enfatiza Moncho Fernández.

Positivos y lesiones. Tampoco lo ha tenido fácil el Bilbao esta semana entre el fantasma del covid sobrevolando el vestuario y las lesiones. Mumbrú sufre dos bajas por coronavirus, a las que esta semana se suma algún caso de “intoxicación alimentaria” y las lesiones de larga duración de Rouselle y Khyri Thomas, este último ya desvinculado para fichar por el Maccabi. “Ayer éramos siete en el entrenamiento, pero sabemos que todos los equipos estamos así”, aceptaba el entrenador del Bilbao.

Entiende el técnico que al Obra le “puede faltar ritmo” después de varias semanas sin competir, pero que Moncho Fernández ha podido “recuperar lesionados” y por ello espera un partido “difícil” en una de las “canchas calientes” de la Liga Endesa. “Es un gran equipo que tácticamente tiene claro a lo que juega, cómo lo juegan y cómo puede hacerte daño a cada uno de tus puntos débiles. Estarán con ganas y un extra de motivación”, afirma.

15 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.