Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
02:12
h

Incomprensible

    TRAS LAS victorias del Fuenlabrada y del Andorra todos esperábamos que ante el crucial duelo ante Unicaja el Obra saliese a morder en defensa ante un equipo que estaba en horas muy bajas en cuanto a juego. El pasado miércoles el Oostende, un equipo de la liga belga, le endosó una paliza de 18 puntos en la Basketball Champions League. Cuando un equipo está en mal momento de juego y resultados, la mejor receta para ganarle es comenzar apretando a tope a nivel defensivo para que le entren las urgencias y las dudas. Es incomprensible que todo fuese al revés. El que salió apretando de lo lindo con su trío exterior fue el Unicaja, con Alberto Díaz presionando a los bases del Obra que tenían serias dificultades para pasar el medio campo, Brizuela aunque no sea su especialidad la defensa hizo un gran esfuerzo y Jonathan Barreiro anuló por completo a Thomas Scrubb. Esa fue la gran diferencia. Ante el Baskonia fue todo más sencillo porque Balwin se dedicó a atacar y en defensa a descansar y eso permitió que los bases del Obra jugasen cómodos, diesen asistencias y no tuviesen el menor problema para pasar el medio campo. A partir de ahí, en el primer cuarto, el Unicaja decidió el partido. Del quinteto titular del Obra había estado con fiebre Ellenson, pero el nivel que mostró fue el mismo que el de la primera parte ante el Baskonia o el de casi toda la temporada, estando sano. Que Birutis estaba mal y sin recuperar fue algo obvio, cuando entró el partido estaba medio decidido por los exteriores de Unicaja y su superioridad defensiva ante los exteriores del Obra, que estaban sanos. La falta de energía del Obra, un equipo plano, no tenía nada que ver con el planteamiento agresivo del día del Baskonia o en la visita del Breogan. El sábado en Sar, con una buena entrada y un público entregado, apoyando a tope y aplaudiendo para agradecer lo poco ofrecido en la primera parte, en la que el Obra sin aparente entrega y esfuerzo, y con muy poco trabajo defensivo, sucumbió ante la superioridad física exhibida por Unicaja basada en una entrega defensiva total.

    El arranque del tercer cuarto fue nuevamente incomprensible y el Obra no fue capaz de competir en ningún momento hasta que después de ir perdiendo de 30 puntos, los de Ibon Navarro levantaron el pie, permitiendo maquillar en resultado. La penúltima jornada fue súper favorable, ésta, a pesar de las derrotas del Betis y del Burgos no lo fue tanto ya que Fuenlabrada y Andorra ganaron con contundencia. Si por los problemas de salud que hubo durante la semana, se hubiese competido y al final, por falta de fuerzas en el juego interior se pierde el partido, no tendríamos otra cosa que hacer que aplaudir el esfuerzo realizado y aceptar la derrota. Lo del primer cuarto es difícil de entender y la línea general del partido, no tiene explicación lógica dentro de lo baloncestístico. El calendario del Obra no es para tirar cohetes y buscando cuales son los partidos que sobre el papel pueden ser asequibles, no los encuentro.

    Visitar Lugo el próximo sábado no es la mejor de las noticias aunque los derbis muchas veces rompen los pronósticos. Ojalá sea así, veremos que versión del Obra toca en este partido.

    22 mar 2022 / 00:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.