Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 23 enero 2021
18:01
h
{ TRAUMA NEWS }

Inestabilidad de hombro

esta semana os voy a hablar de la inestabilidad del hombro, que se define como el movimiento excesivo y anormal entre la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea de la escápula o también se define como la salida de la cabeza humeral de la cavidad glenoidea. Si la salida es total se denomina luxación y si es parcial, subluxación.

El mecanismo causal suele ser un traumatismo violento que produce una luxación o subluxación del hombro y puede ocasionar diversas lesiones en el interior de la articulación que podrán originar en un futuro la aparición de episodios de inestabilidad.

Frecuentemente, la dirección de la luxación es anterior, con salida de la cabeza humeral hacia delante de la cavidad glenoidea.

Otra causa frecuente son los movimientos forzados y extremos del hombro, que son muy frecuentes en los deportes de lanzamiento o en la natación, ocasionan unos estiramientos continuados de los ligamentos del hombro y causan a la larga, su estiramiento provocando una laxitud e inestabilidad de la articulación.

Los síntomas típicos van a variar según el mecanismo causal, pero a grosso modo podemos decir que son: bloqueo de la articulación, dolor en el hombro e imposibilidad para moverlo.

Las lesiones más frecuentes que suceden son dependientes de la edad del primer episodio. En jóvenes lo más frecuente es arrancamiento del labrum y de los ligamentos glenohumerales de la escápula, denominada lesión de Bankart. Lo que va a producir con alta probabilidad recidivas.

Y en pacientes de más edad, lo más frecuente que se produzcan son roturas de los tendones del hombro o manguito rodador.

El diagnóstico se basa en la exploración física del paciente y la realización de una radiografía del hombro. Posteriormente en caso de inestabilidad será necesario RM y/o TC en función de si se sospecha de lesiones óseas.

El tratamiento de los pacientes con una inestabilidad atraumática responden satisfactoriamente a un tratamiento conservador. Precisan realizar una rehabilitación que fortalezca los músculos rotadores del hombro así como de los músculos periescapulares.

A los pacientes que no respondan al tratamiento rehabilitador correctamente efectuado durante varios meses, se les aconsejará una reparación de la inestabilidad que se podrá efectuar de forma artroscópica o a través de cirugía abierta clásica.

A los pacientes con una inestabilidad traumática (cada vez más en jóvenes nos inclinamos por una reparación ya tras la primera luxación) se les efectuará la reparación de las lesiones anatómicas existentes a través de una artroscopia de hombro o de una intervención abierta clásica, ya que el tratamiento conservador es poco efectivo.

14 ene 2021 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.