Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
11:28
h
{ LA PIZARRA }

Invictus

EL BARÇA continúa su recorrido sin mácula en este arranque de Liga Endesa. Con ocho victorias se mantienen líderes en solitario y realizando su mejor arranque en los últimos treinta años. Llegan a Sar con una derrota bajo el brazo cosechada el pasado jueves en Euroliga frente a Milán; un choque de gigantes que obligó a los visitantes emplearse a fondo hasta el último segundo.

Con la baja conocida de Álex Abrines, que sigue en proceso de recuperación de la lesión en la rodilla, el equipo azulgrana afronta el encuentro bajo los mandos de un Sarunas Jasikevicius que ha mantenido una política de rotaciones, con el objetivo de dosificar esfuerzos y tener a toda la plantilla a pleno rendimiento en un calendario tan exigente.

Hasta la fecha han logrado ser el conjunto que menos puntos recibe, con mejores porcentajes de tiro, rebote defensivo y mayor número de faltas recibidas de toda la competición. Una comparativa estadística que denota lo excepcional que es su plantilla y con una gran eficiencia de la segunda unidad saliendo desde el banquillo.

Su potencial ofensivo es enorme, nutriéndose de numerosos balones al poste bajo ante cualquier emparejamiento defensivo y abusando del bloqueo directo central con mayor recurrencia. Esa superioridad física les permite anotar con numerosos pases asistidos, además del uno contra uno mostrando muy buenas sensaciones ante sistemas zonales.

No obstante, el verdadero termómetro del FC Barcelona reside en la defensa. Son capaces de sobrevivir en tramos críticos de partido a base de interceptar balones y mucho trabajo en la pintura, todo ello les proporciona una alta cantidad de anotación en posesiones rápidas al contraataque o transición. Si no desconectan y mantienen un rendimiento alto, son imparables.

Bajo la incertidumbre de si ciertos jugadores podrán saltar a la pista del Multiusos de Sar debido a sus molestias físicas, el Monbus Obradoiro pondrá el foco en lograr una mayor regularidad. Han elevado su eficacia desde el perímetro y forzaron numerosas pérdidas al rival con una defensa más compenetrada, lo que genera mayor rendimiento durante más minutos.

La motivación de competir contra un trasatlántico exige rozar la perfección, o incluso tocarla. Controlar los parciales, encadenar múltiples acciones de bloqueo y reducir errores propios defensivos serán los pilares de una victoria que daría un impulso de moral tremendo.

07 nov 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.