Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
21:15
h

Las diferencias

    EL OBRA en líneas generales jugó un buen partido ante un rival, a priori superior y que a posteriori, en el momento decisivo del partido impuso el control y la ley de Marcelinho y la victoria se quedó en Tenerife. La imagen fue buena, el equipo compitió, pero si no las metes cuando tiras solo es muy difícil ganar y a estas alturas de la temporada, contra rivales del tipo que sea, es lo único que le vale a un Obradoiro que como viene siendo habitual se desinfló en los minutos finales.

    A pesar de que la igualdad fue la tónica en la primera parte, en la segunda el dominio fue de los chicharreros que incluso estuvieron a punto de romper el partido. El Obra reaccionó y consiguió a falta de seis minutos igualar a 68. Fue flor de un día ya que hubo diferencias sustanciales entre ambos equipos. La primera, entre los bases, se podría calificar de abismal e incluso decisiva en el resultado final. En ataque Marcelinho y Fittipaldo anotaron 47 puntos, Hobs y Zurbriggen 6. Pero lo peor fue que Marcelinho a sus 41 años jugó casi 30´y batió sus records de anotación y valoración en la liga Endesa. Hizo lo que quiso en la cancha y solo necesitó a Shermadini para bloquearle. Moncho probó con Hobbs, que en defensa es muy flojo, Zurbriggen, Beliauskas e incluso, una vez más, sacrificando a Thomas Scrubb en esas tareas al final del partido. Y algún otro puntualmente. Nadie lo pudo parar en lo individual y tampoco se hizo nada en lo colectivo. La segunda fue en la aportación de los 4 teóricamente titulares. Por el Obra, Ellenson siguió en su línea de desaciertos, esta vez 0 de 6 en triples y un total de 2 de 11 en tiros de campo, y Wiltjer con 4 de 7 en triples anotó 18 puntos. Ellenson estuvo mal de 4 y también de 5, el rato que jugó. El Obra se tuvo que apoyar en su tridente de siempre, Robertson, Birutis y Scrubb, esta vez en un tono menos brillante del que acostumbra. Ayudó mucho Okouo en los 7´que jugó y Vicedo tuvo que jugar 25´ debido al desastroso partido de Ellenson, que en 24´ fue un lastre para el juego del equipo, considerando que tendría que ser uno de los jugadores franquicia por sus características físicas y técnicas. La tercera diferencia fue el pobre 69,6 % de acierto en los tiros libre y la falta de control en el rebote en el momento de cocerse las castañas.

    Por ahí y por Marcelinho se nos fue otra gran oportunidad. El club intenta mover ficha desde hace tiempo buscando un 4 y no sé si por lo visto en Tenerife ha llegado a Santiago Philip Srubb, hermano de Thomas y jugador que juega de escolta y puede ayudar de base. Ya ha pasado revisión médica e incluso ha entrenado ayer en Sar. Tiene experiencia en la liga tras su paso por el Estudiantes y el problema es que el equipo ruso en el que milita, el Avtodor, lo libere. El 4 de momento sigue siendo una incógnita y al mismo tiempo una urgencia, porque mientras se sigue esperando a que Ellenson explote se han perdido media docena de oportunidades de cerrar partidos que con un jugador que aportase un poco más se podría haber ganado alguno. A los Birutis, Robertson y Scrubb no se les puede pedir más, lo están dando todo y a los finales de partido sus piernas no llegan en las condiciones físicas necesarias.

    09 mar 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.