Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 23 abril 2024
16:11
h

Leticia Soares: la pieza que ayudará a armar el puzzle colegial en la LF-2

La pívot brasileña de 23 años y 1,85 m es la primera extranjera en la historia del club // Llega de la Universidad de San Diego

No era una decisión fácil. Se trataba de hacer encajar la última pieza en un puzzle ya perfectamente armado, conformado por jugadoras que han crecido y han hecho crecer al mismo tiempo al club, que han madurado juntas en lo deportivo y en lo personal dentro y fuera de la pista, con una media de apenas 21 años, universitarias todas, que agregaba este verano a tres nuevas incorporaciones de idéntico perfil sobre la idea de que pelearán como conjunto no profesional en una Liga Femenina 2 en muchos aspectos profesional.

Sabían todas ellas que necesitaban un refuerzo que les permitiese ese extra en lo físico y en el juego y que igualase fuerzas con muchos de sus futuros rivales -Chiqui Barros argumenta que era una propia demanda del plantel-, y así el Ulla Oil Rosalía hizo oficial ayer el fichaje de Leticia Soares, la primera jugadora extranjera en la joven historia del club femenino compostelano.

La pívot de 23 años (7/10/1997), de 1,85 metros, internacional por Brasil, procede de la Universidad de San Diego donde jugó las dos últimas temporadas promediando en la pasada 9,5 puntos, 4,8 rebotes, una recuperación con un 49,6 % en tiros de campo (25 % en triples) en los 32 encuentros que disputó. “Buscábamos una jugadora que complementase al equipo. Era una demanda de las propias niñas”, afirma el técnico del Ulla Oil. “Tenía claro que no iba a fichar ninguna jugadora nacional en condiciones diferentes a las de las jugadoras que ya teníamos porque no quería hacer ningún tipo de agravio y la única opción era, dentro de los pocos recursos que hay, buscar a alguien en una posición que nos viene bien, que es apuntalar el juego interior”, añade y apunta: “Es una jugadora joven, con formación universitaria, que quiere venir aquí porque estaba convencida de que iba a mejorar y una de las condiciones del contrato es que yo voy a trabajar mucho de forma individual con ella, y la verdad es que miramos muchas cosas porque cuanto tienes muy poco tienes que hacerlo”.

Acorde al estilo. “Fuimos pelando hasta que llegó el momento en que dudamos entre buscar dos jugadoras o juntar todo y traer a una sola, con la idea en principio de que fuese una todoterreno porque las grandes, y lo sé por experiencia, las pocas que hay fichan por equipos top”, continúa su análisis Chiqui Barros. “Somos un equipo con un estilo que necesita potenciar esa manera de jugar y crecer, que necesita determinados espacios, determinado ritmo, unas determinadas cosas en defensa y hacemos un baloncesto que exige mucha precisión teniendo muy claro lo que hacemos en cada momento y una grande que nos estorbase no nos iba a ayudar en nada. Apareció esta chica y decidimos traerla”, sentencia al tiempo que la describe como “un melón que hay que abrir”.

“Eso es lo que tiene que tener claro todo el mundo. Creo que es una buena jugadora con una capacidad de crecimiento muy grande, pero que viene al equipo más humilde, sin ninguna duda, de toda la LF-2 y eso hay que ponerlo en contexto”, sentencia.

Con experiencia sobrada en apuestas de rookies tanto en su etapa en Bembibre como en Ferrol, el entrenador del Rosalía también acentúa su confianza en el fichaje de Leticia por la agencia con la que trabajó el club, “de acreditada solvencia para traer a jugadoras de perfil más bajo que acaban siendo importantes para el baloncesto español”.

Una interior móvil. En cuanto a las características de Leticia Soares, Chiqui Barros la describe como “una interior muy móvil, que trabaja bien de espaldas al aro, no es mala a la hora de jugar de cara, de poner el balón en el suelo y tirar aunque su rango de tiro sea más de 5 metros aunque nosotros necesitamos una jugadora con presencia en la pintura, corre bien el campo y creemos que nos puede ayudar en el rebote”. “Tiene muchísimo que mejorar y trabajaremos con ella como lo hemos hecho otras veces”, asume el técnico que solo aguarda ahora a que se resuelvan pronto los problemas burocráticos para que la brasileña se incorpore cuanto antes al trabajo.

restricciones
grupos de 8 y el mismo trabajo

··· Las nuevas restricciones en Santiago a causa de la pandemia han obligado a Chiqui Barros a variar su planificación inicial de entrenamientos al no poder juntar grupos mayores de 10 personas, pero el técnico ha resulto el problema con grupos de 8 durante hora y media en dobles sesiones de mañana y tarde. El trabajo no se resiente pese a todo con la vista puesta en el ilusionante debut en la LF-2 del 3 de octubre.

05 sep 2020 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.