Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h
Eugenia Gil Soriano Árbitra de fútbol en la Liga Iberdrola

“Los premios dan visibilidad a los sueños de las mujeres deportistas”

{Mérida, 1996} La velocista y colegiada coruñesa Gil Soriano sostiene un carácter de mujer seria, cabal y disciplinada a la que no le embelesa la celebridad. Su prioridad no es hacer historia, sino el esfuerzo y el trabajo. Elegida la mejor árbitra de la temporada 20/21 en la Liga Iberdrola por el diario Marca, la primera vez para un miembro del comité gallego femenino, responde a esta entrevista con la misma rapidez con la que toma las decisiones sobre el terreno de juego.

Enhorabuena por el premio, ¿qué supone recibir un reconocimiento del periódico más leído de España?

Es un orgullo que un periódico me catalogue como la mejor árbitra durante la pasada temporada. Supone otro incentivo para seguir trabajando y seguir evolucionando. Al final, los Premios Marca también son una oportunidad para hacer visibles a las mujeres luchadoras que persiguen sus sueños en el deporte. Igual que se conoce el papel del hombre, también debe mostrarse el de la mujer.

¿Qué opina de la prensa deportiva?

(Piensa) En general es correcta. Me gusta leer la prensa, pero no solo en el aspecto deportivo. Es un orgullo que cada vez sea más habitual leer noticias de mujeres deportistas españolas que triunfan a nivel mundial en muchas disciplinas.

Permítame el siguiente titular: Gil Soriano, la primera mujer en arbitrar en la Primera División masculina, ¿se lo imagina?

No es algo en lo que piense, ni por lo que trabaje. No entra ahora mismo en mis proyectos. Solo pienso en afrontar mi siguiente partido con mucha ilusión, con ganas de trabajar y, sobre todo, no quiero ponerme, ni metas altas, ni pensar en objetivos que todavía están muy lejos y para los que hay que pasar todavía por muchos escalones.

De momento, hay mujeres como asistentes (Guadalupe Porras) o como cuartas árbitras (Marta Huerta), ¿ve lejano una árbitra principal en la máxima categoría española de fútbol masculino?

No, porque considero que el avance es importante. El papel de la mujer se está viendo ya en el fútbol profesional y estoy segura que dentro de muy poco una mujer romperá las barreras en el fútbol masculino profesional. Ya tenemos a una muy cerquita, -se refiere a Marta Huerta, única árbitra en la Primera RFEF- ahora solo falta dar el paso a la Segunda División que ya es el fútbol profesional.

La progresión del arbitraje femenino ha sido imparable desde 2017...

Sí, ha habido un cambio brutal. Hace cuatro años la Primera División femenina también era arbitrada por chicos y ahora arbitran todo chicas con los mismo baremos -con el afán de promover y potenciar a las mujeres colegiadas la RFEF decidió contar con una plantilla propia de árbitras para la competición femenina-. Son avances que hacen el deporte femenino más compacto y más profesional.

La mayoría de los árbitros lo son por herencia o influenciados por alguien de su familia, en su caso, ¿quién la guió?

Mis hermanos, ellos empezaron un año antes que yo y me motivaron para hacerme árbitra. Me gustaba jugar al fútbol, pero llegó un momento, con catorce años, en el que tuve que decidir entre el atletismo y el fútbol. Me decanté por el atletismo, pero vi una oportunidad de compaginar ambos con el arbitraje.

Cuénteme aquel partido dirigido por los hermanos Gil Soriano.

Ocurrió una vez en Tercera Autonómica en el campo del Vioño. Como éramos tres hermanos, el Comité decidió que arbitrásemos juntos un encuentro. Ejercí como árbitra principal y ellos me asistieron. La experiencia fue muy bonita.

Y qué me dice de su paso por Estados Unidos.

Fui por una beca deportiva gracias al atletismo y dio la casualidad que una de mis mejores amigas de EE.UU. me comentó que también arbitraba partidos en verano. Me ayudó a hacer el curso de arbitraje americano que dura varios meses. Al principio, empecé a arbitrar en la Universidad y, luego, por fuera de la ciudad de Pittsburgh.

¿Alguna diferencia con España?

Sí, aunque sea fútbol es un fútbol diferente. A nivel femenino estamos ante un país considerado uno de los mejores -su selección femenina es la campeona de la Copa Mundial de la FIFA Francia 2019- aunque la liga está más profesionalizada en España. Cuando regresé me quedé impresionada con el gran trabajo que se hizo tanto en el ámbito arbitral como en el futbolístico.

¿Cómo es su rutina diaria?

Salgo de trabajar a las seis de la tarde e intento entrenar todos los días dos horas. Me centro principalmente en el atletismo y eso ya me ayuda con el arbitraje. Como mi prueba es la de 400 metros pues realizo entrenamientos explosivos, pero también de resistencia a la velocidad.

¿Qué hace un árbitro durante el descanso de un partido?

En mi caso, sentarme, bajar pulsaciones, hidratarme y concentrarme mentalmente.

¿Tiene preferencia por los equipos que juegan al toque o por los que practican el fútbol directo?

No, me gusta que cada equipo juegue a un estilo diferente. Normalmente antes de los partidos evalúo a los equipos y cómo van en la temporada. Analizar el estilo de juego, a las jugadoras y, sobre todo, estudiar cómo sacan los equipos y saber el tipo de presión me ayuda a desarrollar el partido.

Hace un año del debut del Real Madrid femenino, pero el clásico en la Liga Iberdrola es el Atlético-Barcelona, ¿ganas de arbitrar uno?

Todavía no he pitado ninguno en Liga. Tengo ganas de arbitrar cualquier partido porque todos son importantes y hay que dar lo mejor. El clásico tiene ese énfasis, pero, al final, depende también de la clasificación porque todos los equipos se están jugando la temporada.

¿No existe la misma presión que en la liga masculina?

No, las jugadoras lo viven más que las árbitras. Ellas lo ven desde una perspectiva más imponente. Para mí, es un partido en el que habrá una condición física alta y seguro que será disputado e intenso, pero todos son importantes.

¿Se puede vivir del arbitraje femenino?

Según tu estilo de vida. Más que como un trabajo, yo veo el arbitraje como un deporte. Además, si tienes la fortuna de poder dedicarte a lo que te gusta y por encima vivir de ello... ¡Es increíble!

¿Un árbitro puede confesar de qué equipo es?

Sí, del equipo arbitral (risas). No hay otro color.

¿Cómo sería un mundo sin jueces?

Los jueces son necesarios en todo, ya no solo en el deporte, sino en la vida normal. Hace falta una persona que evalúe el trabajo y decida lo que es correcto y lo que es incorrecto. Un juez lo que quiere es intentar ayudar a que todo vaya por el camino correcto.

¿Para cuándo un videojuego en el que se pueda hacer de árbitro?

Seguro que pronto (risas). No soy muy de videojuegos, pero lo probaría. A mí me pasa que cuando voy a jugar al fútbol me cuesta centrarme en la pelota. Voy detrás de la gente observando y no le doy a la pelota.

¿A qué gesto de la sociedad le sacaría tarjeta roja?

A la discriminación, al racismo, a la violencia, a la violencia de género...

¿Qué partido sueña con arbitrar?

Unas Olimpiadas, un Mundial o un Europeo. Pero también quiero recalcar que no es algo en lo que yo piense porque creo que es un camino largo en el que pueden pasar muchas cosas. Cuando disfrutas y te gusta lo que haces las cosas vienen solas. Creo que esto no va de meterse presión sino de disfrutar y de intentar hacerlo lo mejor posible.

TRAYECTORIA

ESTADÍSTICA En 2021, según datos consultados al Comité Técnico de Árbitros de la RFEF, de los 6958 colegiados de la categoría sénior únicamente 366 son mujeres, esto supone un 5,26% del total. Hace tres años el porcentaje era de 2,7%.

ESTUDIOS Graduada en Educación Primaria por la Universidad de A Coruña y en Recursos Humanos por la Universidad Robert Morris de Pittsburgh (Pensilvania). En la actualidad, compagina su trabajo en el departamento de administración de una empresa de ingeniería con el arbitraje y con el atletismo.

LOGROS DEPORTIVOS El camino hasta convertirse en la mejor árbitra de la temporada 20/21 pasa por siete campañas en Preferente Galicia, una en Tercera (2021-actualidad) y tres en la máxima categoría de fútbol femenino (Liga Iberdrola, 2019-actualidad). También ejerció de cuarta árbitra en el partido clasificatorio para el Europeo femenino que enfrentó a Gales y Noruega y dirigió la primera edición del Trofeo Teresa Herrera femenino (2013). En atletismo se ha colgado medallas a nivel nacional en los 400 metros en categoría júnior y promesa y fue campeona gallega en varias ocasiones.

07 dic 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.