Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 febrero 2023
23:31
h
{ TRAUMA NEWS }

¿Te duelen las articulaciones cuando cambia el tiempo?

MUCHAS PERSONAS que sufren dolor articular observan que cuando cambia el tiempo y llueve o viene el frío tienen más dolor en sus articulaciones. También las personas que han sufrido fracturas por traumatismo sienten dolor en los huesos afectados unas horas o días antes de que baje la presión atmosférica. ¿Pero esto tiene algún fundamento científico o se trata simplemente de una creencia popular? ¿Hay alguna relación entre dolor articular y climatología?

La modificación del dolor con respecto a los cambios en el clima está muy relacionado con los fenómenos de oscilación en la presión atmosférica.

La cápsula articular es una membrana presente en las articulaciones de nuestro cuerpo, que delimita, sostiene y hace funcionales las articulaciones. Es uno de los elementos de estabilización pasiva de la articulación en conjunto con los ligamentos.

En el interior de la cápsula localizamos un líquido que se denomina líquido sinovial, con una alta densidad, de carácter viscoso, y con una función de protección de las articulaciones, ya que minimiza la fricción entre las superficies articulares de los elementos óseos. Este líquido genera una presión interna en la cápsula, lo que la mantiene en un estado de pretensión.

Cuando hay un cambio brusco en el tiempo atmosférico, se dan una serie de fenómenos que van acompañados de modificaciones a nivel de la presión atmosférica. Se conoce que el buen tiempo va asociado a fenómenos de altas presiones, y el mal tiempo está asociado a bajas presiones.

Cuando el tiempo es estable, existe un estado de equilibrio entre la presión atmosférica (extracapsular) y la que hay en el interior de la cápsula (intracapsular). Ante un descenso brusco de la presión, mediante un principio de regulación hidráulica, el líquido sinovial que se encuentra en el interior de la articulación tiende a salir de la misma, por lo que se produce un estado de pretensión de la cápsula y generando síntomas de dolor.

Se trata de un principio físico de regulación, que en muchas ocasiones convierte a los pacientes en auténticos expertos en climatología.

En ocasiones también se asocia los cambios en la humedad del ambiente, que se supone que puede perturbar los mecanismos de percepción del dolor, disminuyendo el umbral del dolor, por lo que estímulos que anteriormente no serían dolorosos el cuerpo ahora los percibe como tal.

En resumen, hemos visto que los dolores articulares asociados a los cambios de tiempo, especialmente cuando llueve o hace frío, no son solo una creencia popular sino que tienen fundamento científico.

27 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.