Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 06 febrero 2023
21:24
h
{ TRAUMA NEWS }

Tengo el menisco roto, ¿y ahora qué?

MUCHOS PACIENTES acuden a la consulta del traumatólogo por un dolor de rodilla, y muchos ya llegan a la consulta con una resonancia magnética que ha pedido su médico de cabecera u otro especialista. El problema viene porque muchos pacientes abren esa resonancia magnética, leen el informe y: “¡Dios mío! ¡Tengo el menisco roto!”

Explicaré en estas breves líneas qué debemos saber ante una situación como ésta. Lo primero de todo, cada paciente es un mundo y cada rodilla también, por lo que no debemos hacer caso de lo que digan nuestros vecinos, amigos, abuelas o demás personas, cosas como: “Madre mía, conozco a Fulanito que se quedó inválido”, “A Menganito le operaron y ya no juega más al fútbol”, “Infíltrate y te curas”, ... Por favor, acudan a un especialista en Traumatología.

Los meniscos (interno y externo) son estructuras cuya función es muy importante en la rodilla: almohadillado, absorción de impactos, estabilidad, lubricación... Es por ello que deben ser conservados siempre que sea posible.

Ante una lesión de menisco debemos tener en cuenta las siguientes cuestiones: ¿Cómo es el dolor? Esta cuestión es muy importante. No es lo mismo un dolor de rodilla que se ha producido de manera súbita, ante un mal giro haciendo deporte, por poner un ejemplo, que un dolor de rodilla de años de evolución que ha podido aumentar.

¿La rodilla está o se ha inflamado? Esta cuestión también nos da una importante información sobre ese menisco lesionado, ya que en casos de meniscos rotos hay mayor frecuencia de derrame articular.

¿Edad? Es clave, ya que no es igual una lesión de menisco en un paciente de 20 años que en una persona de 75 años.

¿Profesión? Otro factor a tener en cuenta ya que nos informa de la necesidad o no de cirugía. No es lo mismo un paciente fontanero, por ejemplo, que debe trabajar con la rodillas flexionadas y realizar esfuerzos, que una persona que trabaja en un despacho.

¿Deporte? Todos debemos practicar deporte, ya que son más que conocidos los beneficios que nos aporta. Es por ello que, ante una lesión de menisco, no debemos alarmarnos y pensar que nuestra actividad deportiva se ha terminado de forma definitiva porque siempre hay soluciones que aplicar.

Conocidos estos puntos, tu traumatología decidirá la mejor forma de actuar. Cada rotura de menisco es un mundo, y tener el menisco roto no significa que nos vayamos a tener que intervenir, ni que nos vaya a quedar ninguna limitación. Pero lo que sí es realmente importante, es ponerse en buenas manos para una correcta decisión terapéutica.

09 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.