Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
19:31
h
JOSÉ CARLOS MARTÍN, CHIPI Entrenador del Santiago Futsal

“Trabajando, siendo humildes, seremos muy difíciles de batir”

Superó con nota el Santiago Futsal su estreno en la Segunda B: venció en Santa Isabel a uno de los mejores equipos de la categoría, el Guardo FS. Sin elevar en exceso la voz, que la liga no ha hecho sino comenzar, Chipi no esconde su alegría.

¿Qué balance hace tras el primer partido de liga?

Contento, porque llevamos a la práctica lo que habíamos trabajado y conseguimos que en muchos tramos del partido se viese el que nosotros queríamos que se jugase. El plan, quitando algunas partes del juego, lo interpretamos bien. Contento a nivel defensivo, que era en lo que más hincapié hicimos, y en competir y cometer pocos errores. Estuvimos muy bien en el tema de que ellos no pudieran hacer juego directo y transiciones.

Antes del partido el contragolpe del Guardo, que pudiera correr, era su gran temor... y sus jugadores bajaban muy rápido a defender.

Es que ellos son demonios en esa situación del juego, lo interpretan genial; incorporan tres jugadores, tienen calidad en el pase y en el disparo... en las pocas que les concedimos, nos hicieron mucho daño.

El triunfo es de destacar por muchos motivos: el primero en la nueva categoría, en casa... pero, sobre todo, por el nivel del adversario.

Este equipo el año pasado sólo perdió dos partidos en la fase regular, y después el de semifinales en las eliminatorias. Para nosotros era buena piedra de toque, porque además el bloque lo tienen más conjuntado, mantienen más jugadores que nosotros del año pasado. Era nuestro primer partido de competición ante un rival de entidad, buena referencia para saber dónde estábamos.

Pues respondió bien el Santiago Futsal. Y, lo más importante, ganó.

El partido fue muy igualado, creo que fue un partido de tablas, más de empate que de caer para algún lado. Pero es cierto que nosotros en los momentos puntuales estuvimos acertados; y en las partes de sufrir, muy bien. En el momento en el que ellos se abrieron e intentaron jugar de cara, estuvimos muy bien.

Hubo dos partes diferentes...

La primera parte fue un poco una batalla: nosotros queríamos tener el balón para desactivarlos y no cometer muchos errores. Y sí, conservábamos y circulábamos, pero tampoco les hacíamos excesivo daño. Ellos no estaban cómodos. A balón parado les estábamos haciendo daño, pero a raíz de un tiempo muerto nos cambiaron las defensas de banda, de individual a zonal, y nos desactivaron esa parte del juego.

En el tramo final de la primera parte el Santiago sufrió, se vio dominado; recibió dos tiros al poste...

Nosotros salimos muy bien, y hasta que faltaban seis minutos para el descanso creo que estuvimos mejor que ellos; esos seis minutos finales sí son de ellos, que entran en el partido, equilibran su defensa de primera línea y ya intentan tener más iniciativa. Es cierto que sufrimos, el descanso nos vino bien.

¿Qué les dijo a sus jugadores en la caseta, que cambió todo a la vuelta?

Hicimos unos ajustes para intentar ser más agresivos, para volver a incomodarlos en el tema defensivo, e incidimos en lo que estábamos haciendo bien: conservar el balón y que ellos no pudieran correr, porque el partido se iba a trabar. Nosotros confiábamos mucho en las jugadas a balón parado, vimos que les hacíamos daño. El 1-0 viene de una buena defensa, pero nos dura muy poco la alegría: nos meten una falta con una finalización buenísima.

Fue un momento clave...

Con el 1-1, es como si firmásemos una pequeña tregua: a ver si ganamos sin arriesgar. Llegó el acierto en la falta que sacó magníficamente Buján, el gol de Pablo. Ahí ya sí que ellos se abren y nosotros tuvimos situaciones para matar el partido, aunque también nos tocó sufrir.

Quedaban minutos, y el Guardo acabó con ataque de cinco.

El portero-jugador lo defendimos increíblemente bien, teníamos muy buenos ajustes. No tuvieron casi opciones... salvo el penalti.

¿Fue penalti? Pareció riguroso.

Fue una jugada desafortunada. Si el árbitro, como yo, interpreta que es un tiro, sí fue penalti al pegar en un brazo separado del cuerpo. Para mí es penalti; bien señalado.

Pero qué bien lo paró Brais...

Bueno, no hubiese valido en caso de entrar, nosotros ahí estuvimos muy bien: nos quedamos quietos, no invadimos el área y un jugador de ellos sí. En caso de haber sido gol se hubiera anulado: no se sacó córner, se reinició el juego con libre indirecto a nuestro favor. Ya no se repite, por no favorecer al infractor.

Igualmente, fue decisivo.

Sí. Brais es uno de los mejores porteros de la categoría. Lo tenemos para que marque las diferencias, y nos ayudó mucho. Después ya, con la ayuda de la afición, estuvimos muy bien en el último esfuerzo. La guinda fue la buena defensa de Quintás, el rechace de portería a portería...

Fue el 3-1, un golpe de fortuna.

Son detalles. Al final el juego tiene una gran incertidumbre: de pegar el balón y entrar o no, es un centímetro; son intangibles, cosas no controlables. Creo que nosotros estuvimos bien en la parte controlable, lo que nos tocaba. Pero fue muy igualado.

Acabo por el principio: contento.

Sí, por el partido que hicimos: creemos que vamos por la buena línea.

Pero esto sigue: ahora, a Narón.

Lo que tenemos que aprender es que sabemos que somos un equipo difícil de batir si trabajamos, somos humildes y volvemos a estar concentrados en hacer bien nuestra parte. Somos un colectivo, cada jugador tiene su rol y tiene que sumar, hacerlo bien, pelear juntos. Vamos a ser un equipo de trabajar, de garra. Pocos partidos ganaremos 7-1. Estamos cómodos en marcadores ajustados, y eso da confianza.

sábado, 19.00 horas
YA SE CENTRA EN EL NARÓN

··· Este sábado, a las siete de la tarde, el Santiago Futsal visita en la jornada 2 al Cidade de Narón Futsal, que cayó en la primera jornada (5-4) en Mieres. Sin bajas por lesión, Chipi recupera a Antón Bermejo tras su sanción. “Lo del debut ya quedó atrás, ya no nos va a dar más puntos. Toca volver a centrarnos”, dice Chipi.

··· Eso sí, Chipi ansía volver a jugar en casa. “Creo que ante el Guardo le dimos una alegría a la afición. Era el rival más duro que podíamos tener en el primer partido, veníamos de perder la categoría, entrenador y jugadores nuevos... había muchas dudas. Creo que va a haber un hermanamiento muy grande, porque el equipo compite, lo intenta, pelea y contagia. La afición, en los momentos en los que más la necesitamos, nos llevó en volandas”, dice con orgullo.

22 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.