Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Bangladesh en torno a una larga vida

Nacido en el Madrid de 1947 Arturo Pérez Martínez no ha parado de hacer cosas hasta el día de hoy. Nos hemos ido como diría el periodista catalán Alberto Oliveras en su aclamada Aventura Humana tras grandes hombres y al leer una pequeña parte de su vida no hemos podido dejarlo pasar. En 1977 ingresó en la Carrera Diplomática desempeñando distintos cargos tanto en el Ministerio de Asuntos Exteriores como en el extranjero.

Su historia comenzó cuando la editora Lidia González logró llegar a un acuerdo para escribir una pequeña semblanza sobre Bangladesh, ese lugar geográfico mucho más amplio que Galicia y Portugal juntos.

Su obra “Bangladesh y (de repente) España. Historias de dos países” junto a Chaklader Mahboob-UI Alam Licenciado en Ciencias Políticas y Económicas por la Universidad de Dhaka. Fue columnista durante años del Daily Star de Bangladesh. Un trabajo con un prólogo de Muhammad Yunus Premio Nobel de la Paz en 2006. Es algo tan importante que hace que tengamos una gran curiosidad por leer sus páginas. Una cierta responsabilidad la tuvieron nombres como Óscar Pujol Riembau, Gonzalo López Nadal, Ana María Briongos con su “Esto es Calcuta” junto a Tomás Alcoverro.

“No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en el bolsillo” son unas palabras escritas en su momento por Albert Einstein que nuestro autor ha llevado consigo tanto en su andadura profesional como personal.

Pérez Martínez no solo se licenció en Derecho sino que él mismo veía en sus estudios una forma de preparar lo que luego con el tiempo llegó a materializarse.

“Lo que ocurre es que hay que tener también buenos conocimientos de Historia, de Economía, y en general de cultura algo de lo que los estudios de Derecho adolecen”.

María Jesús Figa fue quien puso a nuestro hombre en Bangladesh para abrir ni más ni menos que “La sede de la nueva Embajada de España en Dhaka. Lo que tanto esperaba se acababa de producir, si bien el país en cuestión era de los difíciles creándose la Embajada sobre papel en octubre de 2007 unos diez años después tras abrir la de Bangladesh en Madrid”

Fue estudiante de ruso en un momento clave de su vida con pensamientos de “Podía ser un valor añadido a mi currículum y empecé mi trayectoria en la entonces Subdirección General de Europa Oriental. Cuando todo indicaba que iba a Moscú me correspondió Tokio aunque olvidé el ruso y tuve que aprender japonés”. Kayoko Takagi profesora titular emérita de Lengua y Literatura Japonesas de la Universidad Autónoma de Madrid es su esposa quién sería su apoyo incondicional convirtiéndose en el primer diplomático español casado con una japonesa en la historia de la Carrera Diplomática. Fruto de ello publicó “Aspectos de Japón vistos por un diplomático español” profundizando en distintos temas de Japón siempre apoyado por su familia hispano japonesa teniendo en consideración “Las relaciones diplomáticas entre España y Japón” recordando aquel 12 de noviembre de 1868 con la firma del tratado de Amistad, Comercio y Navegación iniciando Japón y España una relación que llega hasta nuestros días con un amplio abanico que ambas tradiciones atesoran.

Introducirse en las vidas de Kayoko y Pérez Martínez es leer un diario que ellos mismos han llevado cuando compartían sus inquietudes con distintas personalidades.

“De Tokio pasé a Washington, nuestra más importante Embajada sin duda y me ocupé de la Sección Consular y fui nombrado primer cónsul de España en esa capital poco antes de ser trasladado a Ottawa como Ministro consejero. Washington fue un puesto de máximo interés y recibimos la visita de S.M. la reina Sofia y posteriormente la de S.M. el Rey. Gorbachov y Reagan- hablamos de la perestroika- iniciándose un periodo fecundo de distensión que acabaría a la postre con la Unión Soviética.

Y ya en la calle con un prólogo de Santiago Velo de Antelo publica “Chascarrillos y pericias del diplomático Carlos López España” “El caso es que Carlos se dió cuenta de nuestras ventajas- las de España- A nadie vamos a descubrir la importancia del idioma español. Los japoneses se esforzaban en aprenderlo, tal vez con la mente puesta en los negocios con Iberoamérica. Lo cierto es que en ese año se enseñaba en 400 Universidades del país” A lo que añade “¡Como gustaba el Quijote! No faltaba la referencia. Creo qué entre muchos factores, el sentido del honor nos unía. Si la literatura del Siglo de Oro era admirada no lo era menos la del siglo XX, con Camilo José Cela o Miguel Delibes a la cabeza”.

El Zen japonés y Bangladesh El verdor que domina Bangladesh se combina con el color de sus aguas que se reproducen en los campos durante una estación lluviosa que llega después del verano. Un 14 de abril se celebra el Pojila Boixal, el primer día del calendario bengalí, una de las festividades más importantes de todas. Posiblemente se encuentre en la memoria de Pérez Martínez al recordar a unas gentes que le han tocado el corazón.

Cuando ya se han cumplido los 150 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre España y Japón Arturo Pérez Martínez y su esposa desde la sala que ocupan mientras observan la Luz de la Vida son conscientes de los muchos viajeros y escritores que de alguna manera han formado y forman parte de sus vidas y ellos han sido testigos de ello.

  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito