Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 09 diciembre 2021
02:00
h

Breve historia de la lotería en España

Los niños de San Ildefonso y sus voces cantarinas forman un tándem inseparable con el sorteo de Navidad. Aquí están en una imagen de archivo del año 1957.

Imagen de un vendedor autorizado de participaciones de lotería de Navidad en un puesto callejero, en 1933.

Una imagen de 1931 en la que se observa a una multitud de personas en la Puerta del Sol de Madrid que se agolpan para ver las listas de los números premiados de la lotería de Navidad.

La lotería de Navidad comenzó a sortearse en 1818. El décimo de la imagen corresponde al sorteo de 1872, de 23 de diciembre. Costaba 50 pesetas. Aún quedaban 20 años para que apareciera la denominación Sorteo de Navidad.

Decir lotería y, especialmente, decir lotería de Navidad, es decir Doña Manolita y rememorar las largas filas de gente que durante días, cada diciembre, se extienden para comprar los décimos. En la foto, doña Manolita de Pablo, posa con sus clientes en su administración de lotería. Es una imagen tomada hacia 1935.

Un grupo de agraciados con el gordo de la lotería de Navidad de 1940 posan en la tienda de ultramarinos que ha repartido el premio entre sus clientes.

La suerte puede llegar a cualquier rincón de España y puede cambiar la vida a cualquiera. Ricos y pobres, habitantes de la ciudad o del mundo rural... todos tenemos las mismas oportunidades cada 22 de diciembre. El ejemplo, este zapatero que posa arreglando calzado junto a sus hijos en la localidad manchega de Socuéllamos, que resultó agraciada con un tercer premio en la lotería de Navidad de 1965.

Las vendedoras y vendedores de lotería en la calle es una imagen tradicional en algunos lugares de las ciudades españolas que se convierte en las semanas precedentes al sorteo de Navidad en una estampa navideña que se antoja imprescindible durante estas fechas. En la foto, un grupo de vendedores en diciembre de 1945.

En esta imagen tomada en Madrid hacia 1932 vemos a un grupo de operarios en el taller de estampación de billetes de la Lotería Nacional. Años después, en 1940, los billetes comenzaron a imprimirse en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

La llegada de la televisión fue una revolución en España y supuso también en el sorteo de lotería de Navidad un antes y un después. Si ya la radio llevó a los hogares de los españoles el sorteo –que se retransmitió por primera vez en 1925– y las voces de los niños de San Ildefonso lanzaban al aire de los patios de vecindad su cantinela desde entonces, ver el sorteo en el salón de casa como si se estuviera presente resultó revolucionario. Las cámaras de TVE llegaron por primera vez al Salón de Loterías en 1957.

El calvo de la Navidad. Con ese apelativo se hizo famoso Clive Arrindel. El actor británicos de coló en los televisores españoles desde 1998. Su abrigo negro, su soplo mágico envuelto en imágenes en blanco y negro todavía permanecen en el recuerdo de muchos.

La apoteosis final... o el día de la salud. Y, después de semanas esperando el día, en un momento determinado de la mañana del día 22, se rompe la cantinela rutinaria de los niños (y niñas) de San Ildefonso y se produce un bullicio en el salón. Ha salido el Gordo. Y a muchos españoles les ha cambiado la vida y lo celebran en la calle, a la puerta de la administración que les ha dado la suerte. Otros, se repiten unos a otros: “otra vez será” o “que tengamos salud”.

13 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito