Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
12:18
h

Alcoa reserva una horquilla media de 57.000 a 65.000 euros por despido en Cervo

Calcula un gasto de 30 a 34 millones a liquidar a inicios de 2021 // La Xunta se suma a la presión y, a la devolución de las ayudas estatales por 50.000.000 €, pone la lupa en la gestión ambiental

Mientras en A Mariña continúa la huelga a las puertas del complejo fabril de Alcoa en San Cibrao, Cervo, y se incrementa la presión de las administraciones, tanto central como autonómica, sobre la multinacional estadounidense, ésta demostró en la presentación de resultados de esta misma semana, blanco sobre negro, que sigue adelante con sus intenciones de apagar las cubas, cerrar la planta de producción de aluminio primario y despedir a los 524 empleados que se recogen en el expediente de regulación de empleo (ERE).

Aunque reduce sus pérdidas y detenta recuperaciones en los mercados mundiales de la alúmina y del aluminio, Alcoa detallaba en una nota de prensa cómo el pasado 9 de octubre anunciaba su decisión de “reducir por completo las 228.000 toneladas métricas de capacidad en su fundición de aluminio de San Ciprián en España”, que esperaba completar en el primer trimestre de 2021. Aseguraba que lo hacía tras un extenso período de consulta con los representantes de los trabajadores” y que se completó “de acuerdo con la normativa española”. Una cuestión que está por ver, a falta de que Inspección de Trabajo emita su informe y de que el comité de empresa impugne, alegando mala fe, el citado ERE.

Alcoa estimó “cargos de reestructuración de aproximadamente 35 a 40 millones de dólares”, en euros entre cerca de treinta y treinta y cuatro, lo que supondría que, de media, prevé liquidar a cada uno de los 524 operarios afectados con entre 57.000 y 65.000 euros. Se trata de medias, porque dependerá de las condiciones y antigüedad de cada uno de los empleados. El grupo, que ya entregó al comité de empresa documentación que incluye la lista de despidos, aseguraba que prevía abonar en efectivo la totalidad de estos gastos “en la primera mitad de 2021”.

Un día después de que se conociese la decisión del Ministerio de Industria de reclamar a Alcoa la devolución de 50 millones de euros concedidos en ayudas del CO2 y la decisión de la Xunta de declarar esencial y estratégico el sector electrointensivo, el delegado del Gobierno, Javier Losada, instaba a mantener la presión sobre la compañía para que “se siente a negociar”. Alegó que la empresa “tiene que permitir que la actividad industrial de A Mariña tenga continuidad”, y aplaudía que el Ejecutivo gallego se sumase al central y a la plantilla para solucionar el problema. Unidad a reforzar.

El vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Francisco Conde, sigue también con esa estrategia en mente. De hecho, dentro de las competencias autonómicas aseguró que se estrechará la vigilancia medioambiental a la empresa.

Posición de las auxiliares

El portavoz de la plataforma que agrupa a los trabajadores de las empresas auxiliares de Alcoa, Kike Rocha, valoró positivamente la presión ejercida en las últimas horas sobre la multinacional con el objetivo de que venda la planta de San Cibrao, pero opina que lo único que puede llevarla a dar ese paso es la amenaza real de una intervención pública de la planta.

Rocha hizo estas declaraciones a Efe y apuntó, sin embargo, que “la mayor presión que pueden hacer es decirles directamente que si no venden la planta, que la van a intervenir, que la van a nacionalizar para después venderla”, dijo Rocha.

“Una presión económica que les haga devolver dinero, claro que es una presión. Es una multinacional que está para ganar dinero, pero no creo que sea decisiva para obligar a Alcoa a vender”, insistió.

Desde su punto de vista, la Administración tiene que hacerle ver a Alcoa que está dispuesta “a intervenir la planta”, a “sacarla de su poder” para “vendérsela a Liberty, que es el inversor interesado en comprarla”.

Protesta lucense

Acude este sábado a Lugo ya no solo la plantilla de la planta de Alcoa en San Cibrao, sino que se espera una multitudinaria manifestación que volcará a toda A Mariña en la capital provincial. Los gritos clamarán por el futuro industrial de toda la comarca norteña, por un empleo directo, indirecto e inducido que supera el millar de personas ligado a la factoría y que se multiplica alrededor de ésta en el sector servcios, la hosteleria, el comercio, la logística... La plantilla de la factoría, con 524 operarios marcados ya como supérfluos, con otro medio millar de las auxiliares que se verían también en la calle, han llegado al límite. Piden que se intervenga y nacionalice ya la fábrica.

Va a por el acero de Thyssenkrupp
Liberty, de compras

··· Liberty Steel Group, filial de GFG Alliance interesada en la planta de Alcoa San Cibrao, no para en sus planes de crecimiento, y conocíamos ayer su anuncio oficial de que ha planteado una oferta indicativa no vinculante para adquirir las actividades en Europa del coloso del acero Thyssenkrupp. Señalan que esta posible combinación crearía “un grupo fuerte bien posicionado para abordar los desafíos que enfrenta la industria siderúrgica europea” y acelerar la transformación hacia un acero respetuoso con el medio, el greensteel. “Puede ser la respuesta correcta desde una perspectiva económica, social y medioambiental”, alegan, aunque aclaran que no hay nada cerrado.

17 oct 2020 / 00:15
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.