Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
02:00
h

Alcoa y SEPI se dan 66 días para sellar la venta de San Cibrao

La plantilla, feliz por el proceso abierto // Xunta y comité de Alu Ibérica piden atención y soluciones

Dos no se pelean si uno no quiere... y si todas las partes en una negociación actúan de buena fe es más fácil llegar a acuerdos. Con estos principios en mente, Alcoa y el Gobierno iniciaron una cuenta atrás de 66 días, con fecha límite el 30 de abril, para sellar el acuerdo de compraventa de la planta de aluminio de San Cibrao, en el concello de Cervo, A Mariña lucense.

Así trascendió desde todos los participantes en la mesa multilateral celebrada el pasado lunes, encuentro virtual del que salió especialmente satisfecho el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, que lo calificó como “muy positivo”, pues todos quieren llegar a la meta en los mismos plazos.

Lo expuso el titular de Alcoa España, Álvaro Dorado, mientras el Gobierno central planteó que tras la venta a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ésta hará lo propio para que acabe bajo control de Liberty House, filial del grupo GFG Alliance, que “sigue interesada” y “va a ser quien compre” la factoría. “Tenemos que conseguir que esta fábrica se venda y se dé continuidad al 100 % de puestos de trabajo y producción”, sostuvo José Antonio Zan a los medios.

Ahora toca hacer seguimiento de los pasos de una negociación “pura y dura”. Recoge Europa Press que “nos avisarán cuando lleguen a acuerdo de termsheet –propuesta de condiciones para la venta– y de due diligence –auditoría para la operación–, a la espera del acuerdo final antes del 30 de abril”,dijo Zan.

Por su parte, el vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, pidió que esa venta se produzca “cuanto antes” para que Liberty House le pueda dar “continuidad” a la factoría. A poder ser antes de dicho 30-A. “Alcoa mostró su interés para llegar a acuerdo cuanto antes”, valoró el conselleiro, que ve “una confluencia” de posiciones con las administraciones y trabajadores. Todo ello, con el fin de mantener los 524 empleos y la producción de la única planta de aluminio primario en España, en una “solución para todas las partes”. No esconde, eso sí, el escollo que siempre estuvo ahí sobre la futura relación entre la planta de aluminio, en venta, y la de alúmina, de la que Alcoa no quiere deshacerse.

En nombre del Gobierno, la subdelegada en Lugo, Isabel Rodríguez, alegó que “aunque estamos al principio del camino, pienso que las perspectivas son buenas, ya que se aprecia que hay voluntad negociadora”, dijo tras participar en la reunión, prudente, pero confiada en que fructifique la negociación.

Conexión herculina. La plantilla de San Cibrao se acordó ayer de mostrar su apoyo a los trabajadores despedidos en la antigua planta de Alcoa en A Coruña, ahora Alu Ibérica, “perseguidos por su labor”. Con su comité de empresa, incluido Juan Carlos López Corbacho –una de las personas cuyo contrato rescindió la empresa– se reunía en persona Francisco Conde y su equipo.

En este encuentro se llegó a la conclusión compartida de que es necesario encontrar una solución integral al problema de las factorías herculina y de Avilés, que de rebote acabaron en manos del grupo Riesgo. Reclaman al Gobierno central una auditoría técnica y financiera, y resolver, de una vez por todas, el problema de la falta de un precio eléctrico competitivo para la industria electrointensiva gallega, que sigue pendiente. La Xunta mostró también su disconformidad con la manera en la que ejecutó los despidos la compañía y abogó por recuperar el camino de la paz social.

acuerdo
Final al ERE de Siemens

··· Aunque los gobiernos de España, Galicia y Castilla-La Mancha lamentaron y expresaron “su rechazo” al anuncio de Siemens Gamesa de cerrar sus plantas de As Somozas y Cuenca, “en un momento de expansión del sector en España”, la compañía comunicó a la CNMV el acuerdo alcanzado con la comisión representativa de los trabajadores en el periodo de consultas para el despido colectivo que afecta a 266 trabajadores, 215 de ellos en Ferrolterra. Acordó indemnizaciones superiores a las previstas legalmente y un plan de recolocación interna con 155 vacantes.

Negocio
Fábricas y servicios hundidos

··· El sector servicios vio caer en 2020 su facturación un 13,6 % en Galicia frente al año anterior, cercano a la media estatal (-15,6 %), según el INE, y la ocupación bajó un 3,5 %. Se hunden agencias de viaje (-75 %), alojamientos (-68 %), transporte aéreo (-60,1 %), taxis (-53,6) y hostelería (-50 %).

··· El INE apunta que la cifra de negocios de la industria bajó un 5,8 % en Galicia el año pasado, frente al -11,7 % estatal. En diciembre sí logró crecer un 3,3 % interanual. La fabricación de productos farmacéuticos sube el 4,1 %.

Diputación coruñesa y CEG, por la reindustrialización
Coinciden González Formoso y Vieites en poner en valor cada euro que llegue de la UE

Santiago. “Es necesaria una apuesta urgente por la reindustrialización de Galicia, modernizando la industria existente y apostando por la promoción de nuevas explotaciones a través de proyectos estratégicos y tractores, que permitan abordar todo el ciclo productivo, y en todo caso sin renunciar a liderar aquellas fases de mayor valor añadido. Me refiero a nuevas industrias sostenibles, competitivas, generadoras de empleo de calidad, que refuercen la capacidad industrial de nuestra comunidad autonóma como factor fundamental de tracción de la economía y generación de riqueza”.

Así se lo trasladó el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Juan Manuel Vieites, al presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, continuando con su ronda de visitas institucionales desde que llegara al cargo el pasado día 21 de enero y acompañado, en esta ocasión, por Antonio Fontenla, presidente de la patronal coruñesa.

Vieites y González Formoso coinciden en que se debe contar con una planificación estratégica que aborde “el desarrollo industrial y los retos de la descarbonización, digitalización, envejecimiento activo, aumento de la productividad, reindustrialización y coyunturalmente afrontar la pandemia y sus efectos”.

Además de poner los dos el foco en esta necesidad imperiosa, el presidente de los empresarios gallegos quiso aprovechar el encuentro para trasladarle su preocupación por la evolución de distintos sectores estratégicos para la economía gallega y pedirle su apoyo.

En este sentido, se refirió a la importancia del sector naval, como área estratégica para Galicia, cuyo futuro pasa por la innovación (astillero 4.0) y la diversificación industrial, jugando un papel esencial en ese futuro la industria auxiliar, tanto en el ámbito de los nuevos intereses, centrados entre otros, en la eólica marina, como en la construcción naval propiamente dicha.

Por lo que respecta a la minería, el potencial gallego en este ámbito debe ser puesto en valor y promover el aprovechamiento de los recursos con criterios de sostenibilidad y conservación del medio. Y es que según el presidente de la organización empresarial gallega la preservación del medio y las debidas garantías que la normativa aplicable establece no deben ser un escollo insalvable para la dinamización y aprovechamiento de nuevas explotaciones, sino como condiciones a tener en cuenta en el diseño y desarrollo de proyectos.

En otro orden de cosas, el sector agroganadero y forestal necesita un plan de desarrollo que contribuya a un mayor y mejor aprovechamiento de su capacidad productiva y de generación de valor. Para ello, la CEG propone la inversión en un plan de desarrollo para el campo que ponga en valor el potencial de Galicia, promoviendo la profesionalización y dimensionamiento de las explotaciones y que apueste por producciones sostenibles y de calidad y por el establecimiento de industrias transformadoras, vinculadas a un modelo de innovación constante que acerque cada vez mayor valor añadido a los productos y materias primas de Galicia. Esto redundaría en la revitalización del rural, la atracción de población, la generación de riqueza y la disminución de incendios forestales.

Por su parte el sector pesquero necesita de una protección especial, teniendo en cuenta la reducción de la flota durante los últimos años o el impacto del brexit, entre otros factores. La defensa de los intereses de la flota ante la Unión Europea debe contar con el apoyo decidido de las diferentes administraciones. Además es preciso que se intensifiquen los trabajos para el seguimiento y desarrollo del ‘Acuerdo del Brexit’.

También el comercio necesita apoyo para su modernización y especialización. Según Juan Manuel Vieites “el sector debe asumir el reto de su digitalización y salida al mercado global, a través del comercio electrónico, poniendo en valor la competitividad y calidad de nuestros productos”.

El presidente de la CEG también puso sobre la mesa la necesidad de apoyo al sector de la hostelería, restauración y alojamiento, y otros servicios relacionados con el turismo, que se vieron abocados al cierre y a la paralización por culpa de la pandemia y que demandan ayuda para evitar el cierre definitivo de sus establecimientos. Así, esas ayudas deben ser de carácter estable y que duren el tiempo que se prolongue la crisis.

En este punto, y especialmente, Galicia tiene que poner en valor sus recursos naturales y culturales, especialmente de cara a este Año Santo, que se prolongará hasta el 2022, apostando por la potenciación de las zonas por las que discurren los diferentes caminos de Santiago.

Poner en valor los fondos europeos

La Unión Europea aprobó en un plazo de apenas cuatro meses la puesta a disposición de los Estados miembros el mayor volumen de recursos de su historia; alrededor de 2 billones de euros entre el Marco Financiero Plurianual para 2021-2027 y el Plan Europeo de Recuperación.

Así es que la comunidad autónoma gallega debe defender que se tengan en cuenta sus particularidades y necesidades específicas, aplicando para ello el principio de cooperación. Para la CEG, los interlocutores económicos y sociales deben ser llamados a participar durante todo el proceso que acompaña a cada fondo, desde su planificación inicial hasta el seguimiento de su ejecución, Así es que la patronal gallega está a disposición para participar y acercar las necesidades que las empresas transmitan en relación con los fondos de los que la comunidad sea destinataria.

El presidente de la Deputación de A Coruña recogió el guante e incidió en que efectivamente “es necesario aprovechar el gran potencial de Galicia en sectores estratégicos como el forestal, pesquero o la construcción naval”, así como “la oportunidad histórica que supondrán los fondos europeos de recuperación para el futuro de la comunidad gallega”.

Modelo fiscal

En otro orden de cosas, la patronal gallega apuesta por un modelo que reduzca y simplifique la fiscalidad, tanto en número de tributos como en presión, y tanto a ciudadanos como a empresas. Esto redundará en un mayor margen para la inversión y el consumo que a medio plazo generará mayor riqueza y por tanto un incremento de recaudación. También en esta línea, se debería apostar por la eliminación de aquellas medidas fiscales que disuadan a particulares y empresas de realizar inversiones productivas.

Si a la aplicación de medidas fiscales se añade la actuación a favor de la agilización efectiva de la administración, objetivo que debe estar por encima de cualquier otro -según el presidente de la patronal gallega-, se conseguirá el doble reto de que las empresas gallegas sean competitivas, así como la atracción de inversiones para Galicia.

Por último, Juan Manuel Vieites incidió en la necesidad de que para conseguir los objetivos propuestos todas las administraciones deben trabajar de forma coordinada y cohesionada.

23 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.