Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
02:29
h

Alerta en la patronal gallega por el impacto en empresas tras subir la luz más del 45 %

Vieites, de la CEG, ve en los tramos de coste reducido o valle “una trampa” // Las industrias con un alto consumo de energía instan a La Moncloa aportar el tope de compensación por CO2 // Comparan los 878 millones de ayudas en Alemania y 350 de Francia con sólo 79 en España

El altísimo coste de la energía se está convirtiendo en un auténtico veneno contra la recuperación económica postpandemia. Así lo entiende la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), que además considera “una trampa” para las empresas los ‘tramos valle’ diseñados por el Gobierno central para el consumo eléctrico, ya que estas, sostienen, no pueden decidir en la gran mayoría de los casos en qué momento consumir más o menos electricidad.

Por medio de un comunicado la patronal autonómica instaba este sábado al Ejecutivo estatal a que adopte, de una vez por todas y de forma rauda y efectiva, medidas para afrontar cuanto antes el “elevado” precio de la electricidad. Además, insiste en la necesidad de “reducir” los impuestos que gravan la electricidad. “Suponen un porcentaje elevadísimo de la factura”, explica la confederación en su nota de prensa.

La CEG recuerda que en los últimos doce meses “el precio del kilovatio por hora se ha incrementado más de un 45 %”. Los empresarios critican que las tarifas y tramos que se presentan como una oportunidad de ahorro suponen “una trampa para las empresas”, porque “las penalizaciones de precios en determinados horarios perjudican gravemente” a las compañías, incapaces de adaptar sus procesos productivos.

Otra de las demandas de la confederación es “un marco estable y que (el Gobierno) ofrezca seguridad jurídica a las firmas y a los profesionales”. “El modelo de fiscalidad, el precio de la energía y las cargas burocráticas son elementos que condicionan notablemente la viabilidad de las empresas ya instaladas y su competitividad, así como también las nuevas iniciativas empresariales que pudieran llegar”, añade la CEG.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, Juan Manuel Vieites, pide a La Moncloa que “ayude” a las empresas “para activar la economía y el empleo”. “Ahora que empezamos tímidamente a ver la luz y a dejar atrás la pandemia, necesitamos ayudar a las empresas limitando la carga impositiva que soportan y ofreciéndole ayudas directas”, afirma Vieites.

Para el titular de la patronal gallega “es un error incrementar el precio de producción o de los productos, poniendo en desventaja a nuestras empresas respecto a las establecidas en países de nuestro entorno”.

La Confederación de Empresarios de Galicia defiende que es el momento de “asistir” a las empresas para que puedan superar la crisis. Vieites cree que solo así estas podrán adaptarse y transformarse a “los nuevos requerimientos y exigencias del mercado y de la sociedad”.

Electrointensivas. La Asociación de empresas con gran consumo de energía (AEGE) reclamó certidumbre en las ayudas del Gobierno para compensar del CO2 indirecto, el recargo en la factura eléctrica por los derechos de las emisiones que internalizan los generadores térmicos (carbón y gas natural) en sus ofertas al mercado eléctrico.

La estimación actual del precio eléctrico final para la industria electrointensiva en 2021 es de 77 euros/MWh, más del doble que el precio francés, lo que supone un sobrecoste en el consumo eléctrico con respecto a la competencia de más de 1.000 millones de euros.

La compensación del CO2 indirecto el año pasado a cuenta del ejercicio 2019 fue de 61 millones de euros, frente a los 266 millones repartidos por el Gobierno francés y los 546 millones del alemán. Este apoyo del Ejecutivo español no llegó al 5 % de los ingresos de las subastas de los derechos de emisión –1.225 millones– cuando la normativa comunitaria permite dedicar el 25 %.

Para AEGE “esta discriminación vuelve a repetirse en 2021”, pues la compensación por estos sobrecostes se limitaría a 79 millones, frente a los 350 galos y 878 germanos, cuando podrían alcanzar los 350.

La gasolina ya es más cara que en junio de 2019, año previo a la COVID
El petróleo marca sus máximos anuales y dispara los precios en todos los surtidores
Image

El precio del barril de petróleo de referencia en Europa, el Brent, comercializado para entrega en agosto, terminó el viernes en el mercado de futuros de Londres en 71,88 dólares, el 0,83 % más que en la sesión anterior. El crudo del mar del Norte mantiene la tendencia al alza de los últimos días, impulsado por el plan de incremento de producción de la OPEP y las perspectivas de reapertura de las economías de Estados Unido y Europa gracias a los programas de vacunación contra la COVID-19. El petróleo europeo cerró la semana con un avance del 3,20 % respecto al cierre de siete días antes (69,65 $).

Esta evolución está impactando en las estaciones de servicio. El precio de los carburantes volvía a escalar esta semana a nuevos máximos anuales y acumula ya un encarecimiento en lo que va de 2021 de ronda el 13 %. El precio medio del litro de gasolina, tras haber cortado la semana pasada una racha de cinco subidas consecutivas, volvió a las andadas, para alcanzar los 1,351 euros, su nivel más alto desde finales de mayo de 2019, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. En Galicia, con cotizaciones del viernes del Geoportal de Hidrocarburos del Ministerio para la Transición Ecológica, se ve que, a 1,385 euros el litro, es ya más cara que en junio de 2019, año sin pandemia.

El precio del gasóleo encadenaba a nivel estatal su séptimo repunte semanal, para tocar 1,212 €/litro, el nivel más alto desde febrero del año pasado. En Galicia la media el viernes pasado era de 1.254 euros por litro, datos casi idéntico (1,259) al de junio de hace dos años, cuando no éramos esclavos de la COVID-19.

Si atendemos a las cifras recabadas en la web ministerial, a la que están obligadas a informar periódicamente las estaciones de servicios, nos encontramos encarecimientos en Galicia de tres céntimos de euro por litro en el último mes en los dos carburantes más utilizados. En comparación con los inicios de año, las subidas en los surtidores gallegos de gasolina y gasóleo superan el 14 % de incremento. Eso si, frente a junio del pasado ejercicio, tras el desconfinamiento y reapertura económica, son entre 7 y 9 céntimos de euro por litro más baratos.

05 jun 2021 / 19:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.