Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 30 noviembre 2021
02:47
h

Alu Ibérica entra en concurso de acreedores

La jueza de la Audiencia Nacional indica que es la “única vía” para la protección de los trabajadores

La Audiencia Nacional autoriza que Alu Ibérica LC, Alu Ibérica AVL e Iberian Green Aluminium Company entren en concurso voluntarios de acreedores al considerar que es la "única vía" para la "protección" de los trabajadores.

En un auto de 23 de noviembre, la titular del Juzgado Central de Instrucción Número 3, María Tardón, explica que "procede autorizar al administrador judicial para que solicite ante los Juzgados de lo Mercantil competentes la correspondiente declaración judicial de concurso voluntario de acreedores de las entidades". Según señala la jueza, esta medida se advierte como "la única vía adecuada para protección del patrimonio, así como de los derechos de trabajadores y resto de acreedores de las mismas, con la seguridad jurídica que proporciona el procedimiento concursal y bajo la tutela del Juez del concurso".

El pasado julio, la instructora quitó a los representantes legales de estas mercantiles y designó un administrador judicial para que en plazo de dos meses emitiera "informe sobre la situación respecto de la solvencia financiera real de las sociedades".

A la vista del informe presentado, se le requirió al administrador judicial para que emitiera un nuevo texto formulando posibles propuestas de actuación que, "ante la crítica situación económica-financiera" que describía, permitieran "la mejor salvaguarda de los derechos de los trabajadores, acreedores y cualquier otro perjudicado por los hechos investigados, así como el aseguramiento del patrimonio de las sociedades".

LAS ALEGACIONES DE ALU IBÉRICA

En aquel momento, la defensa de Alu Ibérica alegó ante el juzgado que la administración judicial causaría “daños irreversibles” para las plantas de A Coruña y Avilés. “No puede adoptarse una medida cautelar tan gravosa, dañina y desproporcionada como es la administración judicial, cuando faltan los indicios de delito, cuando falta por entero el presupuesto de apariencia de buen derecho en las tesis de las partes acusadoras, que toda la jurisprudencia exige para imponer la más radical medida de administración judicial”, llegó a decir la compañía.

En este sentido, aseguró que no había indicios “ni prueba alguna de descapitalización ni de insolvencia”, cuando los indicios de descapitalización son, precisamente, los que llevaron a la jueza a tomar la decisión de la intervención. Las fábricas de A Coruña y Avilés pertenecían a Alcoa, que las vendió a Parter. Este, a su vez, traspasó las instalaciones al Grupo Parter. Los sindicatos denunciaron las operaciones de los nuevos propietarios y la justicia acordó la intervención de las plantas. EUROPA PRESS

24 nov 2021 / 12:16
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito