Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 25 septiembre 2021
11:38
h

Angrois no se olvida: un centenar de personas piden “justicia y verdad”

“Casi 3.000 días y cuatro gobiernos y seguimos sin una investigación independiente”, reclaman

Un año más, y van ocho, las víctimas del accidente del tren Alvia, en Agrois, a las afueras de Santiago, hicieron oír sus voces entre la algarabía de los peregrinos que había en la Praza do Obradoiro este sábado, y su mensaje sigue siendo claro: exigen responsabilidades políticas y no solo penales.

Responsabilidades que, para ellos, tienen nombres y apellidos, los de los exministros de Fomento José Blanco (PSOE) y su sucesora Ana Pastor (PP), porque entienden que “solo dos personas, el maquinista y el jefe de Seguridad de Adif no pueden ser los responsables de una línea de alta velocidad que, como han dicho los jueces y la fiscalía, no era segura”.

Así lo explicó Jesús Domínguez, el portavoz de la Plataforma Víctimas Alvia 04155, mientras se oían por detrás las frases que coreaban sus compañeros de asociación, como ‘Pastor Blanco, ¿responsabilidades para cuánto?’ o ‘Investigación independiente, ¡no están olvidados, están muy presentes!’.

Un centenar de personas que no se olvidan del accidente, porque lo sufrieron, o de sus familiares o amigos o allegados. En total, 80 personas murieron a consecuencia del descarrilamiento del tren Madrid-Ferrol el 24 de julio de 2013, y más de 144 resultaron heridas, pero las secuelas no se quedan solo en los daños físicos.

También hay personas que perdieron a sus familiares, como Ramón Buitrago, cuya hermana fue una de las víctimas mortales, encargado este año de leer el manifiesto. Un texto en el que todos lamentaron que “han transcurrido casi tres mil días, cuatro gobiernos y cuatro ministros de Fomento y todavía no hay una investigación técnica independiente como reclama la Unión Europea”.

La asociación destacó en su manifiesto que Blanco “publicitó a bombo y platillo que la nueva línea de alta velocidad contaba con los sistemas de seguridad que hubieran evitado el accidente”, algo que “desgraciadamente quedó demostrado que no era verdad”, y autorizó el cambio del proyecto original “suprimiendo el sistema de seguridad en el tramo más peligroso”. Por su parte, Pastor “ha sido la persona que más trabajó desde las instituciones públicas para ocultar las causas de la tragedia”, aseguraron, y durante su mandato “se desconectó el sistema de seguridad ERMTS, que hubiera alertado al maquinista”.

Por eso, reprocharon a los exministros que no hayan asumido “responsabilidades” y optado “por el camino más fácil e indigno. Trataron por todos los medios de contaminar la opinión pública, culpabilizando al último eslabón de la cadena, el maquinista”.

De hecho, el maquinista, Francisco José Garzón Amo, y el entonces director de Seguridad en la Circulación de Adif, Andrés Cortabitarte, son los dos únicos acusados en el juicio oral, del que el juez Andrés Lago acaba de decretar esta semana la apertura, aunque no está previsto que se celebre hasta el primer trimestre de 2022.

EN EL LUGAR DEL ACCIDENTE. Tras la marcha hasta el centro de Santiago de la manifestación en recuerdo de las víctimas, la plataforma celebró una misa en la Colegiata del Sar y volvió después al lugar del accidente, como todos los años.

Así, desde el puente sobre la curva de A Grandeira volvieron a echar flores a la vía y un maquinista hizo “silbar” al tren a su paso por la zona en homenaje a los que ya no están y a los que queda, por todos los que no olvidan, ni pueden olvidar.

“A lo largo de estos años, víctimas y familiares hemos tenido que ir a Europa a ser tratados como verdaderos ciudadanos y luchar mucho por desmontar la verdad oficial”, terminó Buitrago su manifiesto. En 2022 volverán a estos lugares para perseguir la “verdad” un año más.

25 jul 2021 / 02:14
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.