Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Aulas más grandes, colores claros y pista multideporte: así será el colegio

La Xunta impulsará medio millar de actuaciones siguiendo las mejoras pos-COV ID del Plan de nueva arquitectura pedagógica // Unifica los criterios para la construcción o la rehabilitación

Los centros educativos gallegos del futuro estarán diseñados y pensados en base a un modelo ambicioso y pormenorizado, el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica. Una estrategia en base a la que la Xunta impulsará esta legislatura medio millar de actuaciones en colegios e institutos.

De manos del conselleiro de Educación, Román Rodríguez, con la colaboración de la subdirectora xeral de Construción e Equipamentos, Chus López, y de la orientadora del IES Poeta Díaz Castro (Guitiriz), Yolanda Barallobre, se desgranaron los retos a los que se enfrentan los colegios en el presente y que, con este nuevo modelo, la Xunta pretende solventar para los venideros.

La pandemia de la COVID ha dejado patente las nuevas necesidades de la sociedad para la educación: aulas más versátiles, más grandes y ajustables a las nuevas tecnologías, con una ventilación adecuada y accesibles a todos. Cuestiones que no en todos los centros gallegos se consideraron cuando se construyeron.

Teniendo en cuenta que la comunidad autónoma cuenta con alrededor de 1.000 centros educativos, de los que un 70 % son de Infantil y Primaria y que de media tienen unos 40 años de antigüedad, queda claro que sus características distan mucho, en la mayoría de los casos, de las que se demanda en la actualidad.

Por ello, este manual, presentado en un acto celebrado en la Cidade da Cultura, en Santiago de Compostela, regirá las características comunes que todos deberán tener, los de nueva construcción y también los que se amplíen o rehabiliten.

El plan, dotado con 191 millones, supondrá actuar en cuatro de cada diez centros escolares en los próximos tres años y ya están en licitación un total de 45 obras por un importe que supera los 16,7 millones.

Todas ellas realizadas siguiendo un modelo que “recoge todas las enseñanzas que nos dejó esta crisis sanitaria, para apostar por unos centros de enseñanza mejor acondicionados, más implicados con la educación digital y las nuevas metodologías de enseñanza, más sostenibles y más confortables para profesorado y alumnado”, indicó el conselleiro de Educación.

diálogo y consenso. Román Rodríguez también puso en valor que el documento final es el resultado “del diálogo y del consenso”, tras las reuniones mantenidas con agentes implicados como “el Colegio de Arquitectos, la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), el Comité Educativo, los directores de los centros, las anpas o los decanos de las Facultades de Ciencias de la Educación”.

Así, los colegios e institutos gallegos preparados para el presente y el futuro contarán con colores claros tanto en sus fachadas como en interiores, aulas más grandes y flexibles, con más interacción con el entorno social y más sentido de la comunidad, sostenibles, ecológicos y adaptados a la transformación digital. Se buscará la armonización con el entorno donde se ubican, bien sea un ámbito urbano o rural y por su puesto la sostenibilidad desde el punto energético.

cierre perimetrales que dejen ver el centro. Otra de las novedades que introduce el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica es la intención de abrir los centros para que sus instalaciones puedan ser empleadas por la ciudadanía. Se acabarán los muros, que pasarán a ser transparentes para que se vea el colegio desde el exterior, con parcelas amplias –un mínimo de 25 metros cuadrados por cada alumno– y patios cubiertos, con una pendiente máxima del 10 % y accesibles para autobuses y sendas peatonales.

Además, contarán con pistas multideporte homogéneas en toda Galicia, para lo que se convocará un concurso público –lo mismo que en el caso de los patios cubiertos–, y el mobiliario será móvil, versátil y apilable para poder cambiar rápidamente el aspecto del aula y adaptarse a las nuevas metodologías de aprendizaje. En este sentido se potenciarán los espacio maker o polos creativos, donde las nuevas teconologías y las STEM, la robótica y la intelixencia artificial serán los protagonistas.

Así, la Consellería de Educación tiene previsto realizar alrededor de 90 intervenciones en patios, 120 en pistas multideporte o 150 actuaciones para la dotación de espacios maker en los centros.

77 millones para mejora energética. Del presupuesto total, casi 77,5 millones (el 40,5%) se destinan a mejorar la sostenibilidad y eficiencia energética. Además de la sustitución de luminarias por bombillas LED y el mejor aprovechamiento de la luz natural, el plan propone la sustitución de calderas tradicionales por otras que tengan como combustible la biomasa. Este cambio se pondrá en práctica en A Xunqueira, Pontevedra. Se trata de una zona en la que comparten espacio siete centros educativos, que tendrán cobertura de una única caldera alimentada con biomasa. Por su parte, 54,4 millones (el 28,4 %) los absorberán las obras de nueva construcción, otros 45,4 (el 23,7 %) se dedican a ampliaciones y mejoras y los 14 millones restantes (7,3 %) a espacios de socialización.

Las futuras intervenciones en los centros educativos de toda Galicia girarán alrededor de los seis ejes de actuación del Plan, que son el encaje de los centros en el espacio urbano, su aspecto exterior, los espacios de socialización, la distribución interior de los centros, el establecimiento de polos creativos (espacios maker) y la eficiencia energética.

El documento, resumió Román Rodríguez, no constituye “un simple plan de obras” sino que pretende llevar a la práctica un cambio en la “filosofía” de cómo se entienden las infraestructuras educativas.

“Esperamos que este manual sea un antes y un después”

presente y futuro. Lo que pretende la Xunta, como sintetizó Román Rodríguez, es que los centros educativos y lo que se haga en ellos esté “pensado y adecuado para la enseñanza de hoy pero también a la del futuro”. Por eso, el espacio arquitectónico “tiene que dar respuesta a las nuevas formas de hacer las cosas”, indicó, aludiendo a los espacios maker, la digitalización, o la flexibilidad. “Las aulas deben tener la suficiente polivalencia y versatilidad para poder hacer trabajos colaborativos y en equipo y adaptarse a las nuevas metodologías”, razonó. “Esperamos que este manual sea un antes un después dentro de la forma de trabajar desde la perspectiva arquitectónica en los centros”, remacó el conselleiro. Por otra parte, calificó de “fundamental” que se creen sinergias con las inversiones públicas, aludiendo a los espacios deportivos o vinculados a bibliotecas en los centros que posibilitan tener imbricación con el conjunto de la sociedad, abogando por los usos compartidos “con todas las garantías y con toda la seguridad” y planteando en esta línea los espacios de socialización que, fuera del horario escolar, puedan utilizarse “dentro de un marco ordenado” para que no haya problemas en la gestión del día a día.

25 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.