Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
10:47
h
Más de 2.000 núcleos vacíos configuran el mapa del declive demográfico de la comunidad // Un buen número de ellos son singulares museos etnográficos al aire libre // Muy bien podrían dar lugar a peculiares rutas de interés TEXTO Ángel Arnáiz

Aventuras y hechizo por las aldeas abandonadas en Galicia

La comunidad autónoma es uno de los territorios de España más amenazados por la sangría demográfica. El mapa de la Galicia vacía suma ya más de 2.000 núcleos abandonados, más de 10.000 aldeas con menos de una decena de vecinos y uno de cada tres concellos lleva camino de desaparecer. En los últimos años son cada vez más los lugares deshabitados que cuelgan el cartel de “Se vende”. En la actualidad, la comunidad cuenta con 41 aldeas abandonadas en venta: 17 en Lugo, 16 en A Coruña, 6 en Ourense y dos en Pontevedra.

Estas cifras la convierten en la comunidad que ofrece un mayor número de núcleos de población fantasma a la venta en España, según el portal web inmobiliario especializado aldeasabandonadas.com. En total, son 111 las propiedades de este tipo en busca de comprador en toda la geografía española, lo que supone que el 37% de estos bienes se concentran en el mapa gallego.

RECURSO POR EXPLOTAR. Pese a esa circunstancia nada alentadora, esos núcleos abandonados en el rural pueden ser una oportunidad para experimentar el misterio y la aventura de conocer esa Galicia vacía y fantasma que avanza sin freno. Y esa oferta la propone el portal elviajerofisgon.com. Aquí se recomiendan cinco pueblos, entre los muchos abandonados que hay, que los intrépidos viajeros pueden buscar, encontrar y explorar.

Son: Salgueiro, Sona y A Barca, en la provincia de Ourense; Hórreos, en Lugo y Vichocuntín en Pontevedra.

Cabe añadir a esa singular propuesta que, dado que la vida es difícil que retorne a esos pequeños desiertos humanos, en los que solo habitan la maleza, los insectos y otros animales silvestres, muy bien se podrían montar interesantes rutas de ocio por esa Galicia vaciada, en especial en las provincias de Lugo y Ourense, en las cuales el declive poblacional las está convirtiendo en páramos humanos.

Al igual que se aprovecha para el turismo la riqueza patrimonial, la geológica, los paisajes vitícolas, las cuevas, la naturaleza o la avifauna, entre otros recursos, muy bien se podría hacer lo mismo con esos pequeños pueblos abandonados en los que, no hace mucho tiempo, la vida rural se manifestaba en todas sus dimensiones sociales.

UNA MUESTRA. Un ejemplo de esas posibles rutas de aventura y hechizo por el reino del despoblamiento galaico es la propuesta de elviajerofisgon.com. La aldea de Sona, en la parroquia de Partovia, en el concello ourensano de O Carballiño, encabeza su lista. Aprovechando la estancia en ese concello, donde el pulpo es el rey de su gastronomía, recomienda que no se deje de probar el afamado y sabroso cefalópodo.

En la misma provincia, en el ayuntamiento de Muíños incluye también a Salgueiro, en plena Serra do Xurés. Se trata de una aldea típica de montaña. En este caso, para visitarla es precisa una autorización personal que se consigue en la Sede del Parque Natural do Xurés, que se encuentra en el vecino concello de Lobios. Hay vigilancia y el acceso al núcleo sin dicha autorización puede acarrear multas económicas.

Sin salir de las tierras ourensana, en el ayuntamiento de Cortegada, el pequeño núcleo de A Barca es otro de los lugares de la lista de esa Galicia vacía. Se trata de una aldea de alto valor etnográfico. En su día fue un nudo de comunicaciones, por donde transcurría el “camino real a Castilla”, punto donde cruzaban el Miño las barcas para transporte de personas y mercancías. Hoy es una sombra de lo que fue antaño.

HÓRREOS. No falta en esta nómina un pueblo vacío de la serranía lucense de O Courel. Se trata de Hórreos, ubicado en los límites entre Galicia y León. Todo un ejemplo de arquitectura popular de montaña que se abandonó hace décadas, pero que ahora cuenta con cuatro jóvenes vecinos dedicados al trabajo de la tierra y cría de ganado en plena naturaleza, lejos del asfalto y del estrés y la contaminación urbana.

Cierra la propuesta del citado portal el fantástico lugar de Vichocuntín, en el concello pontevedrés de Cerdedo-Cotobade. Nudo de comunicaciones en la comarca en otro tiempo, ahora es un museo al natural de la etnografía popular de la zona. Las ruinas perviven invadidas por la vegetación sobre una ladera del monte de A Lomba, muy cerca ya del río Lérez.

19 sep 2020 / 22:11
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito