Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
15:00
h

Cae en A Coruña tras estafar más de un millón de euros a 156 víctimas

Presentaba un catálogo con 40.000 inmuebles de entidades bancarias para la ‘venta’ // Se quedaba con la señal que entregaban y desaparecía sin dejar rastro

Un negocio sencillo y de lo más lucrativo, tan viejo como la historia del hombre: ofrecer un producto (que no se tiene) a precio por debajo de su presunto valor (low cost, término acuñado en este siglo XXI) pidiendo una señal que garantice el éxito de la transacción. Siempre hay personas (incautos) que acaban picando sin caer en la cuenta de lo que decía aquel dicho castellano de que nadie regala duros a cuatro pesetas. La última de estas estafas tuvo a Galicia como epicentro aunque sin que conste que los pardillos sean residentes en nuestra comunidad.

El resumen de la noticia es que la Policía Nacional desarticuló un grupo criminal especializado en estafas inmobiliarias que se hizo con más de un millón de euros estafando a 156 víctimas a las que ofrecían la compra de inmuebles a bajo precio y cuyo líder se ocultaba en A Coruña.

Los tres detenidos -el cabecilla de la trama y sus dos lugartenientes- junto con una cuarta persona fingían ser empresarios que disponían de más de 40.000 inmuebles procedentes de entidades bancarias. Con esta artimaña, indica la Policía Nacional, contactaban con inmobiliarias legalmente establecidas a las que aportaban documentación falsa para dar mayor credibilidad al engaño y ofrecían la venta a particulares apropiándose de la señal que entregaban para la compra.

La Operación Fuenteovejuna comenzó en marzo de 2019, cuando cuatro víctimas de Toledo pusieron en conocimiento de la Policía Nacional que un conocido les había ofrecido la compra de viviendas por un precio muy ventajoso, con el único requisito de abonar una señal de 1.000 euros. Estos primeros datos condujeron a los investigadores hasta una asesoría de Toledo, a través de la cual los estafadores estaban comercializando las viviendas, lo que permitió identificar a las primeras 26 víctimas.

Días después, detectaron la existencia de 130 víctimas más, que habían sido captadas por el grupo criminal utilizando los servicios de otra agencia inmobiliaria, esta vez ubicada en Fuenlabrada.

Con el cabecilla de la trama y los integrantes del grupo plenamente identificados, los agentes lograron detener a sus dos lugartenientes e investigar además a un cuarto miembro del grupo.

Sin embargo, el principal responsable se encontraba en paradero desconocido desde finales de 2019, aunque existían sospechas de que podría ocultarse en A Coruña. Se estableció un dispositivo que le siguió la pista durante seis meses, consiguiendo su arresto.

Además de imputarle los delitos de pertenencia a grupo criminal, delito continuado de estafa y falsificación de documentos mercantiles, le constaban diversas reclamaciones judiciales por su presunta participación en estafas similares, por lo que después de pasar a disposición del Juzgado se decretó su ingreso en prisión.

EL DATO
incremento patrimonial del jefe de la banda

··· Tras las indagaciones sobre el entorno del líder del grupo, los agentes indicaron que su patrimonio había sufrido un incremento inusual que superaba los 10 millones de euros y que había diseñado un entramado de empresas tras el que ocultaba 351 inmuebles valorados en unos 12 millones y 52 vehículos -la mayoría de alta gama-. Este grupo había participado en numerosas estafas inmobiliarias en todas las modalidades posibles: engaños a emigrantes, utilización de okupas para hacerse con locales, quedarse con las entradas que hacían familias para algunas promociones, falsificación de documentos y ventas fraudulentas a través de internet, entre otras.

En la Operación Fuenteovejuna participaron las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Toledo y A Coruña y la Local de Algeciras.

Otro detenido en Galicia por la venta de armas a través de Internet

Huelva. La Guardia Civil detuvo a dos personas, una en Almonte (Huelva) y otra en A Coruña, por tenencia ilícita de armas prohibidas las cuales vendían a través de internet. La operación, denominada Jucaria y que se desarrolló en Almonte, Jaén, Huéscar (Granada) y la ciudad herculina, se inició tras conocerse la existencia de un usuario de un portal de internet dedicado a la compraventa de productos, vecino de la localidad almonteña, quien anunciaba para su venta gran variedad de objetos catalogados como armas prohibidas, según el Reglamento de Armas y el Código Penal.

Entre la gran cantidad de artículos anunciados, tenía a la venta una amplia variedad de pistolas detonadoras susceptibles de ser transformadas en armas de fuego reales, navajas automáticas, hachas tácticas, ballestas, cuchillos tipo apertura “mariposa”, puños americanos, puñales o catanas, contabilizándose más de 130 anuncios de artículos de este tipo de armas para su venta en todo España.

Para surtirse de estas armas, de las que en el anuncio especificaba la potencia y peligrosidad de las mismas, el vendedor contactaba con comercios telemáticos con sedes en países de la UE como Alemania, Francia, República Checa, Rumanía y Polonia.

En el operativo se aprehendieron más de 110 tipos de armas, junto con 76 cartuchos de fogueo y 5 bengalas. Respecto al registro realizado en el domicilio de A Coruña, además de la aprehensión de numerosas armas prohibidas, se obtuvo como resultado la desactivación de un punto de venta de droga, interviniéndose distintas sustancias y básculas de precisión. Uno de los detenidos ingresó en prisión de forma inmediata. m.a.

08 jul 2020 / 22:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito