Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
02:00
h

Calculan en 15 millones las pérdidas en O Ceao

Feijóo ofrece ayudas inmediatas // El Concello lucense desvincula la falta de presión del agua con el alcance de las llamas a seis naves

Con los rescoldos del terrible incendio que este domingo calcinó seis naves en el polígono de O Ceao aún humeantes, en la ciudad de Lugo, algunas fuentes apuntan a un cortocircuito como posible causa. El fuego ya está controlado, aunque no extinguido por completo, por lo que la Xunta ya desactivó el Platerga (Plan Territorial de Emergencias de Galicia), que llegó a estar en nivel 1 de alerta debido a que las autoridades temían que la nube tóxica de humo pudiera afectar a la ciudad de la Muralla, aunque finalmente el viento la llevó hacia el otro lado.

El dueño de Recambios Fraín, una de las naves que ardió por completo, Francisco Dorado, advierte de que “el día siguiente es peor que el mismo día”. Y es que, debido al incendio que se ha llevado por delante seis negocios, “la noche ha sido larga” y han “dormido poco, sobre todo por la impotencia por ver que no se había solucionado el problema antes de arder tantas naves”.

Según afirma, el quebranto ha sido “millonario”, puesto que “ahí había camiones, furgonetas, ruedas y las naves”, con lo que calcula “unas perdidas de entre 12 y 15 millones de euros”. Interpelado sobre si cree que fue “intencionado”, el empresario lucense piensa más bien en un “cortocircuito”. “El polígono del Ceao es muy viejo, tiene más de cuarenta años. Pienso que fue un cortocircuito”, incidió.

La Xunta desactivó la medianoche del domingo al lunes el Plan Territorial de Emergencias de Galicia, que llegó a estar operativo en el Nivel 1, al quedar controlado el incendio que calcinó tres naves industriales y afectó a otras tres este domingo.

el humo dificulta trabajar en el polígono. Los niveles de contaminación por el incendio imposibilitan que los trabajadores accedan a algunas de las naves no afectadas por las llamas, pero sí por el humo. Así lo explicó la alcaldesa, Lara Méndez, durante una visita a la zona, para comprobar in situ las labores de control que se llevaron a cabo durante toda la noche. Otra de las tareas es el control de las emisiones de CO2 “para saber si las naves no afectadas son aptas para poder entrar a trabajar con normalidad”. “En algún caso ya hemos corroborado que no, que tienen que pasar unos días para que esa contaminación baje y puedan acceder las personas en condiciones sanitarias aceptables”, destacó.

En cuanto a las críticas recibidas sobre el hecho de que el polígono tiene poca presión de agua, el Concello desvinculó esta circunstancia con el alcance de las llamas, que finalmente afectaron a seis naves. Mientras los populares lucenses urgen a una modernización de las instalaciones y a una revisión del plan de emergencias municipal.

Por su parte, el edil de Medio Ambiente, Álvaro Santos, aseguró que el suministro de agua “estuvo garantizado”. “La envergadura del incendio y, sobre todo, las consecuencias que tuvo, no guardan ninguna relación con la presión ni con el caudal del agua de los hidrantes del polígono, que se encuentra abastecido con un depósito propio”, indicó. “Todo apunta a que la extensión de la superficie que se vio afectada por las llamas obedece a la elevadísima carga térmica del foco”.

Por parte del PP, el portavoz, Antonio Ameijide, llamó la atención sobre que “urge dar una solución” al “problema grave” de falta de presión de agua “suficiente” en el polígono y también revisar el plan de emergencias municipal, sin actualizarse “desde 2007” y en el que “incluso” no figuran algunos barrios de la ciudad de Lugo.

Por su lado, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que acudió a la capital lucense a comprobar la situación, ofreció “capital y préstamos inmediatos”, además de asesoramiento en materia de seguros, a las empresas afectadas por el incendio en el polígono de O Ceao, en Lugo, que “pudo desaparecer” de no ser por el cambio de dirección del viento. “Pudo costar muchas vidas, destruir muchas empresas y llevar a muchísimas familias definitivamente a quedarse sin trabajos y a muchísimos empresarios a quedarse sin empresa”, indicó Núñez Feijóo.

Así, señaló que “no fue poco” lo que ocasionaron las llamas pero, a diferencia de “lo que pudo ser”, calificó los resultados de “muy razonables y muy óptimos”. Por ello, agradeció su trabajo a los bomberos de Lugo, a los efectivos que acudieron de otras localidades, a la Axencia de Emerxencias de Galicia y a operarios que “en algunos casos pusieron en riesgo sus vidas”, puesto que “no fue fácil” tratar de evitar que se propagasen las llamas.

Cerca de la nave de El Progreso y por tanto “a unos metros de todos los rollos de papel y tinta”, al igual que próximos a una gasolinera, el presidente gallego reconoció que la Xunta se temió “lo peor” al tener conocimiento de la importancia de los hechos.

No obstante, valoró que “en el momento clave cambió el viento e hizo que se salvasen estas naves”. “Si siguiese como se inició, probablemente estábamos en un polígono desolado”, advirtió.

De este modo, celebró que “sigue siendo el pulmón de Lugo y va a seguir siéndolo”, pese a que dos empresas, sobre todo, son las “más afectadas” por el incendio. A sus responsables les agradeció “su entereza y disposición para seguir adelante”. Y ofreció “desde este instante” la disposición de la Xunta.

12 abr 2021 / 20:42
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.