Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 06 diciembre 2022
16:23
h

Castigo en la cesta de la compra en los productos frescos, aceites y la pasta

El paro del transporte contribuye a elevar un 4,2 % el coste mensual de 649 euros, 26,20 más // Encuestadores de Ucgal atestiguan que hubo escasez de pescado, conejo, espagueti, arroz, óleo de girasol, tomate frito y de leche

Cualquiera que acudiese a realizar la compra a un supermercado esta semana seguro que pudo comprobar cómo resultaba misión imposible, en muchos casos, hacerse con el producto estrella en esta crisis, el aceite de girasol, así como otros clásicos ya conocidos de crisis anteriores –como la aún vigente pandemia durante la forzada reclusión–, como la harina, la leche o la pasta. Por el paro del transporte también las secciones de productos frescos sufrieron tensiones, en especial las pescaderías y el área de frutería y verduras, en productos contados también en algunas carnes. Al mismo tiempo, el comentario era generalizado: qué caro, carísimo todo.

Más allá de la impresión personal a la hora de acudir este redactor a realizar la compra diaria –evitando hacer acopio de nada–, EL CORREO GALLEGO cuanta con la ventaja de su alianza con la Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal) que, a través del Observatorio de Precios, certifica un incremento en la última toma de datos en nueve cadenas de la distribución –Gadis, Vegalsa Eroski, Froiz, Mercadona, Carrefour, Dia, Lidl, Alcampo e Hipercor– que los precios de la cesta de la compra habrían subido, especialmente en los últimos días, por encima del 4,2 % y, tras suponer en el cómputo mensual de gasto familiar un desembolso extra de 26,20 euros, sitúa la cuantía global sobre los 649 euros. Supone una cifra sólo ligeramente inferior de la previa a las navidades del pasado ejercicio, cuando la cercanía a las fiestas, la carestía de los carburantes y la energía y el primer amago de paro del transporte, desactivado a últimísima hora, llevó su valor hasta cerca de 654 euros. La última toma de datos había rebajado esa cuantía de los 623 euros.

Sus encuestadores confirman que “han subido sobre todo hortalizas, fruta, pescado y carne”, destacando los encarecimientos de alimentos como los pimientos y tomate con más de un 25 %, el kilo de espaguetis (18,4 %), los aceites de girasol (16,2 %) y de oliva (más de un 12 %) y los huevos (casi un 13 %).

Reconocen los profesionales de Ucgal que en esta ocasión sus pesquisas para aflorar los precios de las 54 referencias que conforman su cesta para ECG, entre alimentos frescos, envasados y productos de droguería que se consumen en casi todos los hogares gallegos, no resultó nada fácil. “En algún producto hemos encontrado mucha menos variedad de marcas, y eso ha supuesto una variación importante en el precio”, y destacan, por ejemplo, el caso del tomate frito. En cuanto a las ausencias, reconocen, “hemos encontrado escasez de pescado, conejo, pasta, arroz, aceite de girasol, tomate frito y, sobre todo, leche”.

El apartado que más se encarece en esta ocasión es el de las hortalizas, grupo de gasto que salta de 56,13 a 61,02 euros, un 8,7 % más. Tomates, pimientos y zanahorias fueron los alimentos más inflacionistas. Les siguen las frutas, un 6,1 % más caras –pasan de 68,67 a 72,87 euros–, con los plátanos, peras, naranjas, uvas y las mandarinas al alza.

Con incrementos por encima del cinco por ciento se sitúan tanto los pescados (5,3 %) como las carnes. En las pescaderías la compra mensual, con datos de finales de esta semana, supondría desembolsar 181,85 euros, casi 9,20 euros más, con lubina, salmón, gallos y merluza al alza y sólo mejillones a la baja. En las carnicerías la subida de ternera, pollo y conejo llevó de 71,96 a 75,98 el gasto, pese a rebajarse el cerdo.

El siguiente grupo de productos con mayor alza se da en alimentación envasada, pues una familia tipo de dos adultos y dos niños pasa de 117,38 a 121,93 euros, el 3,9 % más. Aquí es donde habas o lentejas, espaguetis, aceites, huevos o las latas de sardinas en conserva, por ejemplo, se disparan frente a antes del paro. Hubo estabilidad en congelados, fiambres y varios (64,22 €) y ligeras bajadas en bebidas (34,25 €) y en droguería (37,34 euros).

Responsabilidad
Image
Miguel López Crespo
Secretario xeral de la Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal)

Las oleadas para la toma de datos de Ucgal permiten medir la evolución real de los precios a pie de súper o híper. Para EL CORREO GALLEGO analiza la evolución de esos dos kilos de ternera mensuales, otro tanto de lomo de cerdo y conejo, ocho de pollo; en pescados, cuatro kilos de lubina, salmón al corte, merluza del pincho, mejillones y gallitos. Se incluyen 16 kilos de patatas, cinco de cebollas y tomates, cuatro de pimiento verde y zanahorias y ocho lechugas; en frutas, de ocho kilos de naranjas de zumo a cinco de plátanos, manzanas golden, peras rojas y mandarinas, y uno menos de uvas. En alimentación envasada, tres kilos de arroz y los mismos litros de aceite de girasol y oliva, o dos de garbanzos, habas o lentejas, con uno de espaguetis, otro de azúcar, treinta de leche entera, cinco docenas de huevos, diez packs de yogures de ocho unidades, cuatro latas de atún y de sardinas, y otros tantos brics de tomate frito y bolsas de salchichas. En congelados, un par de kilos de merluza, tres de guisantes y judias, y en fiambreun kilo de jamón cocido, 600 gramos de queso de barra y 300 de chorizo, así como 30 barras de pan. En bebidas agua mineral (30 botellas de 1,5 litros), ocho litros de zumo y tres packs de seis de cervezas. Y en droguería, detergente para lavadora y suavizante, pasta de dientes, champú y gel de ducha, papel higiénico, friegasuelos y lavavajillas.

La Xunta ve improvisada la “excepción ibérica” a la luz, el BNG pide ser isla de la isla
Sindicatos y colectivos como Intermon Oxfam reclaman el impuesto a las energéticas y reforzar el ingreso mínimo vital

Santiago. El vicepresidente primero de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha asegurado este sábado que el acuerdo europeo en materia energética alcanzado el viernes por el Gobierno central “no es lo que quería Pedro Sánchez” y lo ha tachado de “improvisación de última hora”. Mientras, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, pedía que se cree la “excepción gallega” para que Galicia tenga derecho a una rebaja en la factura de la luz como compensación a ser “uno de los grandes productores de electricidad” en España.

En la presentación de la iniciativa ‘Instagramers no Camiño’, en Lalín, Alfonso Rueda defendía que el acuerdo en la UE, que está previsto que permita contener los precios de la luz en la Península Ibérica, está “sin concretar”, por lo que aseguró que ahora hay que observar en qué consiste, pues la ciudadanía debe conocer “cómo se le va a bajar el precio de la luz, cuándo y la cuantía”.

En este sentido, el vicepresidente primero de la Xunta avanzó que espera que el Consejo de Ministros del próximo martes concrete los detalles y que efectúe la bajada del precio de la luz “rápidamente” porque “no se puede esperar más”. En esta misma línea, ha insistido en que la propuesta de la Xunta pasa por bajar impuestos, algo con lo que, recordó, se había comprometido Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes celebrada en La Palma este mes de marzo. Por eso, ha vuelto a manifestar su deseo de que el Consejo de Ministros apruebe esa bajada de impuestos y los ciudadanos empiecen a notar “bajadas inmediatas en el precio de la luz”.

En todo caso, Rueda aseguraba que lo que se refleja ahora son las consecuencias de una “transición energética errática” en España, donde se ha apostado por depender “exclusivamente” del gas como solución, mientras otros países europeos hicieron un mix energético “más inteligente” y así bajaron los precios.

Mientras, la líder del BNG ha explicado que se debe “abrir un debate” sobre la creación de la que acuñó como “excepción gallega”. “Somos grandes productores de electricidad y tenemos derecho a que esa riqueza repercuta en Galicia” alegó Pontón desde Compostela. Explicó que sería la “compensación” por la especialización en la producción de energía y por los “costes sociales y ambientales”. Asimismo, añadió que, aunque dicha medida sería “justa siempre”, lo es “mucho más en un contexto de crisis como el actual”.

Pontón explicó que con la medida que se llevó a cabo en la Comisión Europea se “abre una expectativa”, pero que aun está pendiente ver “como se concreta”. Mencionó que el BNG cree que se debe clarificar cuanto antes cómo se aplicará y cómo se debe poner en marcha de la manera más rápida posible para ayudar a los sectores más afectados.

Protesta social. Por primera vez en lo que va de la crisis por la guerra de Ucrania, agravada por el paro de los transportistas, esta semana sindicatos y colectivos sociales salieron a las calles de España, incluidas las urbes gallegas, para reclamar medidas. Censuraban tanto el notable aumento de los precios de la energía como el de los alimentos, que está erosionando notablemente el poder adquisitivo de miles de hogares y la viabilidad de muchos negocios y puestos de trabajo.

No sólo CCOO, UGT o Ucgal reclaman acciones: Intermon Oxfam alerta de un impacto creciente y pedía un impuesto temporal a los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas y una mejora del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

27 mar 2022 / 00:47
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.