Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 10 agosto 2022
22:13
h

Con la parte alta del monte de A Curota ya calcinada, las llamas avanzan en la zona de Entrerríos

El viento se ha calmado, lo que está permitiendo a los efectivos de extinción realizar su trabajo con mayor eficacia

La mañana de este sábado, después de una dura noche de trabajo para los efectivos de extinción en la que no fueron quién de controlar unas llamas desbocadas que terminaron por ampliarse hasta las 1.200 hectáreas, está siendo más calmada. De hecho, el último parte de la Consellería do Medio Rural, emitido este mediodía, no daba constancia de más avances en la superficie calcinada y desde la zona del Barbanza vecinos de Boiro informan a EL CORREO de que la cosa está mejor.

En concreto, explican que desde la parte baja de Boiro se puede observar que las llamas tienen una menor virulencia, por lo que parece que hay un mayor control sobre el fuego, aunque permanecen varios focos activos con grave peligro para infraestructuras. Por suerte, el viento, que alcanzó rachas de hasta 60 kilómetros por hora de madrugada, ha bajado la intensidad, aunque podría volver a levantarse a lo largo de la jornada.

Es por ello que los efectivos de extinción están atacando fuerte en estos momentos las zonas más preocupantes, entre las que se encuentra el lugar de Santa Cruz, donde está activo el principal foco. Correo grave peligro el lugar de Entrerríos, en la parroquia de Aldea Vella, y unas cabañas de turismo rural que recientemente crearon en el entorno.

Como la parte alta del monte de A Curota ya está quemada casi por completo, así como un importante flanco de la parte este, las llamas buscan por donde seguir avanzando hacia la parte baja y el oeste. Los efectivos de la unidad militar de emergencias (UME) están intentando abrir cortafuegos para poder estabilizar el fuego, pero con la cantidad de incendios declarados en Galicia, no hay todos los medios que a la Consellería le hubiese gustado desplegar.

Tal y como afirma un vecino de Boiro, “la visión ahora mismo es desoladora, porque realmente la sierra estaba bonita y verde, y ahora todo lo que se ve desde el pueblo, la parte media-alta de la montaña, está quemado”. “No es que hubiese un monte muy espeso con gran arboleda, pero sí había una parte de arboleda y otra de matorral que lo dejaba bonito, verde”, explica.

Por lo que respecta al avance del humo, los habitantes del municipio se lo temían peor. Esta mañana aseguran que pese a las nubes de humo el cielo amaneció despejado en la parte baja, con un día claro. Mientras el viento siga siendo leve y moderado no habrá riesgo de que vuelva a encapotarse como sucedió durante la madrugada. Ahí estaría la clave.

06 ago 2022 / 14:05
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.