Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
02:00
h
La gallega hizo real su sueño: traer al mundo dos nuevas vidas tras estar en riesgo la suya // Transmite esperanza a las mujeres que luchan contra la enfermedad que ya superó: “Hay que tener confianza y fe en que lo puedes conseguir” TEXTO R. Ponte

Creer para crear: lo que Vanessa ganó al vencer el cáncer de mama

De repente llegan las temidas palabras: “Tumor maligno”. Un diagnóstico, casi siempre inesperado, que dinamita el presente y hace tambalear cualquier plan futuro, hasta el más ilusionante. Porque traer una nueva vida al mundo cuando la tuya está en riesgo es imposible, incluso complicado después de recuperarse... Al menos así se lo pintaban a Vanessa. “Me dijeron que me olvidara de tener hijos pero yo me resistía, a mí me daban igual las estadísticas”, cuenta. Hoy, 19 de octubre, celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Lo hace, a falta de uno, con dos niños, demostrando que no solo venció tras su lucha. También ganó.

“Fue una locura. De repente había pasado de la ilusión de querer tener un hijo a saber que tenía un cáncer”, recuerda la gallega sobre su enfermedad, que el pasado 2019 (último año con datos oficiales del INE) fue la causa de defunción de 455 mujeres en nuestra comunidad. La mayoría de las fallecidas, algo más de una cuarta parte, eran entonces octogenarias (115), seguidas de las septuagenarias (91) y sexagenarias (74). Entre estos tres grupos, de hecho, se concentraron el 61,5 % de las muertes registradas durante ese periodo.

Pero en esta enfermedad que hace que las células mamarias se multipliquen sin control, pudiendo extenderse cuando las cancerosas alcanzan la sangre o el sistema linfático, hay también pacientes jóvenes. Y si bien es el que más vidas se cobra (en el colectivo femenino el 14,6 % de los óbitos que provoca el cáncer), la mayor parte se resuelven positivamente tras una intensa contienda.

fuerza y valentía. Ejemplo de juventud y éxito en esta batalla lo es precisamente Vanessa Rodríguez, quien afrontó el mazazo de la peor noticia que podía recibir con determinación. “Me dijeron que me olvidara de tener hijos pero yo me resistía, a mí me daban igual las estadísticas”, rememora. Ante ello, siguiendo su sueño de ser madre, decidió preservar sus óvulos en la clínica de fertilidad IVI Vigo, en su ciudad, antes de comenzar el tratamiento.

Tanto luchó por desafiar afirmaciones que cuestionaban su ansiado futuro que, tras vencer el cáncer, y con algo más de 40 años consiguió quedarse embarazada de forma natural. Posteriormente, quiso tener otro hijo y recurrió a sus ovocitos resguardados: “Saber que tienes óvulos congelados es saber que tienes una reserva de posibilidades, tranquiliza mucho. El proceso es fácil, indoloro y muy llevadero y saber que los puedes tener muchos años da una gran tranquilidad. Mi objetivo era tener hijos y saber que estaban esos óvulos era clave”.

Ahora, a las mujeres que combaten la enfermedad que ella ya superó, Vanessa les lanza un mensaje de esperanza: “Que tengan claro que el cáncer no tiene que cambiarte la vida. Hay que tener confianza y fe en que lo puedes conseguir. Y la vida sigue, yo he conseguido tener hijos y una familia. La lucha vale la pena”.

Preservación de la Fertilidad para pacientes oncológicos. De entre todos los cánceres, el de mama es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres que solicitan técnicas de preservación de la fertilidad, y supone aproximadamente el 65% de las preservaciones por cáncer en las clínicas que IVI tiene repartidas en todo el país.

En general, se trata de mujeres jóvenes, con una media de edad de 32,5 años, con un importante potencial reproductivo que, en la mayoría de los casos, quedará truncado por los tratamientos oncológicos a los que deban someterse. Este perfil de pacientes de Preservación por motivos oncológicos dista del perfil de mujeres que preserva su fertilidad por motivos sociales, quienes lo hacen a una edad más tardía, con el objetivo de postergar voluntariamente su momento de ser madres.

Por ello, en 2007, nació “Ser Madre después del Cáncer” y “Ser Padre después del Cáncer”, una esperanza futura para personas con una lucha por delante y un gran objetivo al que aferrarse. Desde entonces, más de 1.400 mujeres diagnosticadas de cáncer han vitrificado sus ovocitos antes de someterse a un tratamiento de quimio o radioterapia que pudiera dañar su fertilidad. Una ilusión y opción futura de ser madres que les da fuerza y valor para afrontar y superar esta batalla.

“No hay mejor regalo que los 48 bebés nacidos gracias a nuestro programa de Preservación por cáncer, a los que se sumarán 3 que están en camino. Bebés muy deseados por sus madres, por sus familias, perfecto ejemplo del coraje y la valentía de esas mujeres en su lucha contra el cáncer”, indica el doctor Javier Domingo, Coordinador del Programa gratuito de Preservación de la Fertilidad para pacientes oncológicos.

“Apoyamos a estas y todas las mujeres que lidian contra su enfermedad ofreciéndoles lo que está en nuestras manos: una esperanza futura y real de ser madres una vez superada su enfermedad. Queremos que luchen por la vida en todas sus vertientes, y ponemos a su alcance nuestra mejor tecnología para hacerlo posible”, concluye.

19 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.