Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 26 noviembre 2021
15:06
h

De negarse a cerrar el ocio nocturno en Madrid a pedir un nuevo toque de queda en Castilla y León

El ocio nocturno, tras su reciente reapertura, está suponiendo un auténtico quebradero de cabeza para todos los gobiernos autonómicos. Tiene claro que no es culpa de los empresarios del sector, sino de los comportamientos que la gente joven tiene a altas horas de la madrugada, en un ambiente distendido, en el interior de estos locales. Comportamientos que han incrementado notablemente los contagios en la última semana, estando en el inicio de lo que muchos ya denominan quinta ola. Por ello, las reacciones y peticiones de cierre e incluso implementación de un nuevo toque de queda no se han hecho esperar.

La Ponencia de Alertas que coordina el departamento de Fernando Simón emitió el lunes una propuesta para cerrar el ocio nocturno, desautorizada el martes por el propio Ministerio de Sanidad. Los técnicos aconsejaban recuperar también el toque de queda, lo que haría necesario un nuevo estado de alarma, ya que el Tribunal Supremo ha dejado claro que no cabe la limitación del derecho a la libertad de movimiento amparándose solo en la actual normativa.

Así las cosas, con la propuesta concreta todavía en el aire y sin posicionamiento a favor por parte del Ministerio, muchas comunidades ya se han pronunciado. Hay opiniones para todos los gustos, así que desde EL CORREO hemos dividido a las autonomías en tres grupos: extremistas, conservadores e inmovilistas, en función de sus peticiones.

LOS EXTREMISTAS: CIERRE TOTAL. Un pequeño grupo de comunidades, aquellas que han visto aumentar su incidencia de forma muy notable en las dos últimas semanas, apuestan por el cierre total del sector, para cortar de raíz lo que consideran el problema.

En este colectivo está Cataluña, que hace dos días ya anunció el cierre de discotecas y pubs durante 15 días en espacios cerrados, imponiendo también restricciones a los eventos que se celebren al aire libre. Con una incidencia de 492,89 casos por cada cien mil habitantes, la más elevada de España, desde la Generalitat aseguran que “el virus se está propagndo a una velocidad que no se había visto y hay que frenar la interacción social”.

También se suma a su propuesta Castilla y León, que baraja también la posibilidad de adelantar el ocio nocturno hasta la una si se instaura un nuevo toque de queda entre la una y las seis de la madrugada. Además, apuesta por la realización de test de antígenos a todos los asistentes a eventos con más de 500 personas. Actualmente, la incidencia en la comunidad está en 282,77 a catorce días.

Finalmente, hay que incluir a Cantabria, la primera que dio el paso y cerró el ocio nocturno el pasado fin de semana en 16 municipios en riesgo medio que habían detectado brotes vinculados a estos establecimientos. “El único objetivo de la medida es contener la propagación del virus”, dijo el Gobierno regional, preocupado por una incidencia disparada a 341,05 a dos semanas vista.

LOS CONSERVADORES: ADELANTAR EL CIERRE. Con todo, la mayor parte de las autonomías se decantan por una solución intermedia: adelantar el cierre de los locales para así tratar de reducir las salidas nocturnas. La pregunta es, sin toque de queda, ¿funcionará? Eso mismo es lo que se plantea Asturias, cuya máxima es volver a las restricciones “solo si la situación se desmadra”, que por el momento, con una incidencia de 200,53, mira de reojo lo que están haciendo otras comunidades para ver si les funciona.

Valencia tampoco desvela sus intenciones, pero el sector ya está convocando allí manifestaciones y protestas por miedo a que les dejen sin actividad en plena temporada de verano.

En Andalucía, mientras tanto, piden adelantar el cierre de discotecas y pubs a la una de la madrugada, y los propios empresarios del sector han planteado la inclusión de un test de antígenos en el coste de la entrada, porque “supondría ganar en seguridad y flexibilidad contra las restricciones”, así como “tener más clientes en mesas”. Con 201,33 de incidencia, siguen estudiando esta medida.

Lo mismo propone Navarra, con 302,94 casos por cada cien mil habitantes, donde ahora las discotecas cierran a las cuatro y los pubs a las dos. Solicitan adelantar el cierre a la una. En la misma postura se mueve el País Vasco, con 167,84 de IA.

En las islas Baleares, por su parte, se han implementado ya limitaciones de aforo y capacidad en municipios altamente frecuentados de Mallorca, como Magaluf, y de Ibiza: 100 personas máximo en interiores y 200 en exteriores, así como seis personas por mesa dentro de los locales y diez fuera.

LOS INMOVILISTAS. Pero, como siempre, hay quien no quiere cambiar nada, porque la cosa no va con ellos. Es el caso de Madrid, que con una incidencia de 120,46 goza de menor tensión que otras comunidades y el cierre dependerá de cómo evolucione la situación epidemiológica. “Ahora estamos en una temporada de ajuste y hay que seguir preservando la salud pública, que será siempre el objetivo, pero manteniendo siempre un equilibrio con la actividad económica”, dijeron desde el Gobierno regional.

Lo mismo sucede en Castilla-La Mancha, que con 71,14 casos por cada cien mil habitantes es la autonomía con menos incidencia a catorce días de España, por lo que de momento no se plantean cambiar nada dentro de su particular desescalada.

07 jul 2021 / 11:08
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.