Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 26 septiembre 2021
16:59
h

Docentes y padres piden más medios para eliminar la recuperación en ESO

Condicionan su apoyo a que exista evaluación continua real y se aumenten los recursos porque con los actuales la ven inviable // Insisten en la necesidad de reducir las repeticiones de curso

La mayoría de los sindicatos de profesores en Galicia apoyarían, en principio, la desaparición de los exámenes de recuperación en la enseñanza secundaria obligatoria (ESO) si existiese una evaluación continua real. Los docentes no ven viable tal cambio en la situación actual. Se quejan de que no hay profesorado de refuerzo suficiente para llevar a cabo con éxito la propuesta del Ministerio.

En la misma sintonía, está Fernando Lacaci, presidente de la Confederación de Anpas Galegas. De cualquier manera, no quieren ser tajantes, ya que la idea se trata solo de un proyecto.

Desde la Xunta, el conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, ya elevó su voz para rechazar el proyecto del Gobierno central, que calificó de “barbaridad” y “sin sentido”. Según él, “consolida el decreto del aprobado general con los consiguientes efectos negativos y perversos”. “Nadie quiere vivir en un país de aprobado general donde dé todo igual”, lamentó.

En esta línea, Rodríguez anunció este sábado que enviaría una carta a la actual ministra del ramo, Pilar Alegría, para pedirle que “no caiga en los errores de su antecesora”.

REACCIÓN SORPRENDENTE El responsable de CIG-Ensino, Suso Bermello, que manifestó su “sorpresa” ante la reacción de la Consellería, cuya posición calificó de “oportunista” y “partidaria”, aseguró que desde el sindicato no tienen una valoración todavía sobre el tema. Considera Bermello que la realidad no se “acompasa” con los cambios normativos, porque la evaluación continua no es de ahora: “Es de la LOGSE”.

Su reflexión es: “Si hay una evaluación continua donde lo que importa es lo que un estudiante va haciendo a lo largo del curso, habrá que pensar que las pruebas finales no deben ser la referencia para decidir si promociona o no”. Si hay un suspenso, Bermello considera que el equipo docente no tiene que valorar si el alumno tiene o no competencia en esa asignatura –“está claro que no la tiene, porque si se la suspendió el profesor es porque no”–, sino si se considera que en el conjunto del curso tiene competencias para pasar al siguiente”.

El sindicalista añade esta situación a que “el Estado español es, con diferencia, donde más repite el alumnado, reconocido por los gobiernos de la Xunta y central”.

Y continúa diciendo que si hay exceso de repetición, si la evaluación es continua, si el equipo docente tiene la última palabra, “no veo con malos ojos ni que se elimine septiembre ni que no haya evaluación en junio”.

Sin embargo es tajante al aclarar que si todo esto no viene acompañado de una acción “clara y decidida” de los gobiernos de poner refuerzo educativo y un plan de acompañamiento del alumnado que pase con suspensos: “Todo lo que hacen no vale para nada”. “Es una llamada a que el fracaso continúe”, zanja.

propuesta interesante Por su parte, José Fuentes, coordinador de Acción Sindical de CCOO-Ensino, aclara que se trata de un borrador y que deberían sentarse a hablar tanto PSOE como PP. Cree que deben centrarse en opiniones técnicas, por parte de gente experta y especialista en pedagogía y didáctica y no hacer de esto una “herramienta política”. Califica la propuesta de “interesante”, pero que tiene que valorarse de forma conjunta con el proceso de evaluación. “No se trata de decir sí o no”.

Lamenta, asimismo, la existencia de un faso debate, “sobre todo desde la derecha”, al decir que si no hay prueba todo el mundo pasa de curso sin más. Por eso insiste en que “ha de vincularse al debate de la evaluación”.

Es claro en su argumentación: “Si apoyamos la evaluación continua y creemos que es lo más adecuado, evidentemente las pruebas de recuperación pierden su sentido. Si queremos otro tipo de evaluación, donde se midan los conocimientos, no sería razonable retirar la recuperación”.

De la misma manera que su colega de la CIG, reitera que Comisiones Obreras aboga por “reducir drásticamente las repeticiones y nos parece poco importante si hay examen de recuperación o no”. Lo que sí asegura rotundamente es que el dinero que se gasta en las repeticiones tendrá que invertirse en una mayor dotación de recursos para atender de forma individualizada al alumnado.

recursos, dinero y profesorado Después de advertir que no tienen todavía un documento para poder pronunciarse, el ugetista Felipe Balboa asegura que, si se tiene en cuenta que la ley cambia la concepción de promoción del alumnado al curso siguiente en base a una respuesta colegiada del profesorado que imparte la docencia, “entendemos que los exámenes de recuperación en sí no tienen mucho sentido”. De cualquier manera, aclara que “apostamos más por la dotación de recursos personales y materiales para que el alumno, con el ritmo que él tenga, vaya adquiriendo los contenidos que tenga que adquirir”.

Alude también al alto índice de repetidores y reflexiona que el enfoque que se está dando de superar una prueba no debería ser el correcto, porque se habla de enseñanza obligatoria y todos los alumnos tienen que pasar por ella y cree que la solución está en el dinero: profesorado y recursos. “Parece una receta de lo más lógica, pero no se aplica”, se queja.

ESFUERZO Desde ANPE, Julio Díaz advierte de que la política del Ministerio de intentar reducir el fracaso escolar y el abandono no es la solución. “El alumnado tiene que seguir esforzándose”. Asegura que si es el profesorado el que decide si se promociona o no “lo que hace es enfrentarnos a los padres”.

Teme que “los buenos alumnos caigan en la dinámica de no hacer nada porque el de al lado no lo hace y tiene el mismo resultado”. “Las asignaturas hay que superarlas, para eso están los suspensos”, asegura Díaz Escolante.

absolutamente inviable Para el presidente de la Confederación de Anpas Galegas, Fernando Lacaci, la idea no está mal pero es absolutamente inviable. “No tenemos ni siquiera profesores para cumplir con las necesidades actuales”, protesta. “Si hubiese los recursos suficientes probablemente los exámenes de recuperación serían innecesarios”, remata.

la casa por el tejado Rogelio Carballo, de la Confederación Galega de Anpas de Centros Públicos, matiza que su perspectiva siempre fue la de que todos los estudiantes alcanzasen los objetivos académicos de cada etapa. Sobre la idea de eliminar los exámenes, asegura que es “empezar la casa por el tejado” y que antes tendría que pasarse por un proceso de reflexión para garantizar el resultado. “Hay que analizar el objetivo y ver qué herramientas necesitas, qué procesos, cómo tienes que ordenar el sistema educativo, ponerlo en marcha, hacer pruebas, testar, corregir y, una vez que tienes la seguridad de que es posible, legislar”. Lamenta de que aquí “hacemos todo al revés”, primero se legisla y después se hace el resto.

14 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.