El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Víctor Salgado, abogado especializado en Derecho Informático en Pintos & Salgado

“Doy gracias todos los días por haber pasado mi adolescencia lejos de las redes sociales”

Víctor Salgado - FOTO: Antonio Hernández
Víctor Salgado - FOTO: Antonio Hernández

MARÍA ALMODÓVAR. SANTIAGO   | 28.10.2017 
A- A+

Cuando Víctor Salgado habla lo hace con la intensidad y el entusiasmo propios de los que veneran su profesión. Se nota que disfruta cuando imparte una conferencia o concede una entrevista porque, ante todo, “aprendo de las preguntas que me formulan” los demás, incluso cuando no se dirige a un público especializado. Salgado es un abogado que se explica con aplastante claridad, que sigue apostando más que nunca por la creación de una Axencia Galega de Protección de Datos. “Sería útil, necesario y, si me apuras, casi imprescindible”. ¿La veremos algún día en nuestra comunidad?

El suyo es el primer bufete de Galicia especializado en aportar soluciones jurídicas en el ámbito de las nuevas tecnologías. ¿Por qué decidió especializarse en este campo?
Realmente, yo siempre tuve dos aficiones. Una, la que me llevó a estudiar Derecho –que inicialmente me pegaba bastante lejos porque yo era más de ciencias que de letras– y luego la Informática, que siempre me ha apasionado. Y en su momento incluso estuve barajando la posibilidad de estudiar Telecomunicaciones, aunque luego me decidí, una vez terminada la carrera de Derecho, en especializarme. Fue mi socio el que me rescató un poco del mundo puramente académico, pero sigo conservando afortunadamente una patita en ese ámbito, y me planteó montar un despacho. Fue un visionario.

¿Todo lo que hacemos con las herramientas TIC tiene consecuencias legales, incluso sin que nos demos cuenta?
Absolutamente todo, pero incluso lo que hacemos en nuestra vida diaria. No pensemos que por utilizar herramientas técnicas ya pasamos a un mundo mágico y especial en el que todo sucede. Ojalá, pero no. Pero lo mismo que somos conscientes en el mundo real de que deben tenerse precauciones –enseñamos a los niños a cruzar la calle–, eso no lo hacemos en el ámbito digital.

¿Y qué me dice de la protección de datos, a la que se dedica también su despacho en A Coruña?
Nuestros primeros clientes fueron de protección de datos y también de firma electrónica, aunque esto último no cuajó mucho. Pero es un tema que todavía se sigue viendo nuevo, a pesar de que llevamos veinte años.
Hoy está de moda porque tenemos en vigor el Reglamento Europeo, que será de obligada aplicación el 25 de mayo de 2018 y ahora mismo hay como una pequeña preocupación colectiva, y con razón, de lo que va a influir esta norma, pero desgraciadamente todavía hay un gran desconocimiento. Ante todo es importante dar formación, y eso se lo agradecemos a las entidades con las que colaboramos, como el CPEIG.

 


Totalmente, así la Agencia Española de Protección de Datos se descargaría un poco. La mejor agencia que hemos tenido y que hizo una labor excepcional fue la desgraciadamente desaparecida Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, con Antonio Troncoso a la cabeza en su día y con Emilio Aced, como subdirector, que hicieron una enorme labor de difusión y formación.