El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

¿Será que esta ciencia engancha?

Al menos ocho alumnos de primer curso en la facultad compostelana fueron 'estalmateros' texto Salomé B.

NUEVAS HORNADAS / Alumnos actuales de Matemáticas en la USC, todos ellos de diferentes promociones de Estalmat. Abajo por la izq., Antonio
Iglesias, Nicola Le Creurer, Marina Ramallo y Javier Polo. Arriba, Ángel Mourelle, Héctor González, Antón Mazaira y Jorge González - FOTO: S.B
NUEVAS HORNADAS / Alumnos actuales de Matemáticas en la USC, todos ellos de diferentes promociones de Estalmat. Abajo por la izq., Antonio Iglesias, Nicola Le Creurer, Marina Ramallo y Javier Polo. Arriba, Ángel Mourelle, Héctor González, Antón Mazaira y Jorge González - FOTO: S.B

29.09.2019 
A- A+

Elena Vázquez Cendón, decana de Matemáticas de la USC y una de los coordinadores del proyecto Estalmat-Galicia, asegura que "o talento matemático non pode ser nin é só patrimonio deste grao. O importante é que se espalle a outros, e de feito temos egresados do Estalmat que fixeron Dereito, Psicoloxía, Enxeñerías, Ciencias Políticas... É parte do compromiso social de Estalmat desde o principio", indica, aunque reconoce que cuando alguno de ellos se matricula allí "volve á súa casa". Talento hay, eso está claro, y queda patente en el hecho de que muchos de ellos tienen multitud de inquietudes y capacidades; tocar instrumentos es solo una de ellas.

Pero lo cierto es que este programa debe de tener algo especial, dejar una huella, porque este curso, sin ir más lejos, ocho de los alumnos de primer curso son estalmateros de alguna promoción. Estos jóvenes de 17-18 años cuando tenían 12-13 tomaron una decisión importante en sus vidas. Sacrificar parte del ocio de su fin de semana por ahondar en el mundo de los números, y ahora, al decidir sobre su futuro, muchos se decantan por ellos. ¿Será que las matemáticas enganchan?

Aparecen ocho para la foto en un cambio de hora, pero cuatro se van porque tienen clase. Los que se quedan son Antón, Marina, Javier y Ángel. Ninguno vivía en Compostela cuando comenzó esta aventura, por lo que su nivel de compromiso (y el de sus familias, para qué engañarse) era importante. Muchos sábados durante el curso escolar de su adolescencia viajaron desde Burela, Boiro, Vigo y Santa Comba, respectivamente, para pasarse toda la mañana haciendo cuentas. Los cuatro nacieron en 2001 o 2002 y son de la octava o novena promoción de Estalmat-Galicia. En la mayoría de los casos recuerdan a un profesor o profesora como oteador de su talento matemático. Antón explica que "gracias a que mi profesora rompió una pierna, la sustituta que vino nos habló del tema". Recuerda que vino toda la familia a visitar Santiago, porque su hermano comenzaba en la universidad el curso siguiente, y él aprovechó para hacer el examen de selección.

En el caso de Marina, llegaron "varios de su instituto gracias a un profesor implicado", y, curiosamente, ese año eran dos o tres del mismo concello de Boiro en el Estalmat. Ella no tenía tan claro hacer este grado "porque no quiero dedicarme a la enseñanza" y pensaba que era la principal salida laboral. Cuando la sacaron de su error decidió que "ya que era lo que más me gustaba...".

Javier fue él mismo el que se interesó por Estalmat. Desde siempre le gustan las matemáticas y tanto él como sus padres buscaban proyectos en los que se pudiera sentir a gusto y le aportara un plus, así que cuando se lo comentó a sus profesores les pareció muy buena idea. Además, "toda la vida pensé en hacer algo relacionado con matemáticas, aunque en algún momento pensé en hacer un doble grado", relata.

El caso de Ángel fue una mezcla de su docente y la orientadora del instituto. "Creo que algo tuvo que ver el típico test que pasan los orientadores a principios de curso". Ellos le propusieron hacer la prueba de selección y "sorprendentemente la pasé", dice.