Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 19 octubre 2020
08:43
h

Educación reúne la semana próxima a las universidades para repartir el Fondo Covid

El conselleiro citó a los rectores gallegos para analizar el inicio de curso // Se prorroga el plan de financiación al año que viene

El conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, tuvo ayer una primera toma de contacto desde que fue reelegido con los rectores de las tres universidades gallegas, con los que analizó los preparativos de las instituciones académicas de cara al comienzo de curso en la enseñanza superior, que será el próximo lunes, 21 de septiembre.

El responsable de la educación gallega aprovechó el encuentro para recordarles que Galicia está todavía pendiente de recibir los Fondos Covid prometidos por el Gobierno central para la lucha contra la pandemia en el ámbito de la enseñanza. En este sentido, manifestó que, en cuanto se reciban, la Xunta estudiará su reparto con las universidades y por eso anunció una reunión de trabajo la semana que viene con los gerentes y vicerrectores económicos de las tres universidades.

La comunidad autónoma recibirá 92,9 millones de euros para educación del Fondo Covid dotado con 2.000 millones de euros y que el Gobierno transferirá a las comunidades autónomas. De la cantidad que corresponde a Galicia, el 80 por ciento se reparte en función de la población de 0 a 16 años y el 20 % restante (algo más de 18,5 millones) se calcula por la población de 17 a 24 años, es decir a la educación universitaria y a algún ciclo de Formación Profesional para mayores de edad.

Con Román Rodríguez y el rector de la Universidade de Santiago (USC), Antonio López; de la de Vigo (UVigo) Manuel Reigosa, y de la coruñesa (UDC), Julio Abalde, estaba también el secretario xeral de Universidades, José Alberto Díez de Castro. El conselleiro les trasladó que la Xunta prorrogará el plan de financiación universitaria 2016-2020 al año 2021, tal y como se previó en la última Lei de Orzamentos de Galicia.

Después de alabar el esfuerzo de las 3 instituciones para conseguir la vuelta a las aulas de manera segura, el responsable de la Xunta avanzó que la semana que viene se aprobará el convenio por el que el Gobierno gallego aportará tres millones de euros de fondos propios para afrontar, precisamente, los gastos derivados de la adaptación a las medidas requeridas por el covid-19. Detalló que cada una de las tres universidades recibirá una parte fija y otra variable y serán ellas las que decidan cómo asignar los fondos, en función de sus necesidades, aunque han de centrarse en los costes derivados de la implementación de medidas sanitarias, formación, equipamiento del personal, mejora tecnológica de las instalaciones docentes, actualizaciones y ampliación de las infraestructuras de soporte a la docencia, actuaciones sobre la brecha digital o apoyo a las acciones a favor de la docencia mixta.

COLABORACIÓN Y TRABAJO CONJUNTO El conselleiro destacó la importancia de la colaboración y el trabajo conjunto de cara a este “inédito” inicio de curso y puso en valor la colaboración del Ejecutivo autónomo y las tres instituciones académicas en la elaboración de las Instrucciones de la Secretaría Xeral de Universidades del 30 de junio de previsión de medidas de adaptación para el curso 2020-2021, que establecen los requisitos mínimos para garantizar la calidad de la docencia en el curso que arranca este lunes.

Así, la guía docente de cada una de las asignaturas incluidas en el plan de una titulación oficial de grado o máster universitario que se imparta en el Sistema Universitario Galego (SUG) incluye un apartado destinado a un plan de contingencia. En él se establecen las medidas de adaptación a los distintos escenarios previstos, tanto de las metodologías docentes como de los sistemas de evaluación, cuyo cumplimiento comprueba la Axencia para a Calidade do Sistema Universitario de Galicia (Acsug). Además, cada institución académica elaboró un plan general de prevención y control sanitario, con medidas adaptadas a cada uno de los centros, debido a la heterogeneidad de los espacios y de las actividades docentes que en ellos se desarrollan.

Santiago. La USC retoma la docencia este lunes, 21 de septiembre, a través de un régimen de presencialidad segura sujeto a estrictas medidas de seguridad a raíz de la pandemia del covid-19. El uso de la mascarilla es obligatorio en cualquier dependencia de la Universidade de Santiago, medida que se suma a la indispensable distancia social.

“La distancia de seguridad es importante mantenerla siempre, llevemos o no llevemos mascarilla”, recuerda el epidemiólogo y profesor de la USC Francisco Caamaño Isorna. En este contexto resulta indispensable el ejercicio de la responsabilidad individual para el cuidado del colectivo y poder desarrollar la actividad académica con la mayor normalidad posible.

Reitera también que no se debe acudir al centro en el caso de presentar algún tipo de sintomatología compatible con la enfermedad. “La condición de PCR negativo o positivo será comunicada por el sistema sanitario, que nos indicará cómo actuar”, asegura.

A la entrada del aula, el alumnado dispone de gel sanitizante de uso obligado. Los puestos que se pueden emplear estarán señalados y numerados a una distancia de 1,5 metros y cada persona debe emplear siempre el mismo lugar. Una vez sentado cada uno, debe entrar en la Secretaría Virtual, donde tendrá una opción para registrar su presencia en esa asignatura, esa aula y en el número de asiento que ocupe. La medida no tiene efectos académicos, sino que el objetivo es garantizar el rastreo ante posibles positivos en covid-19. R.R.

Recuerda un epidemiólogo la importancia de la distancia de seguridad
El profesor de la USC Francisco Caamaño ofrece las principales medidas requeridas

Santiago. La USC retoma la docencia este lunes, 21 de septiembre, a través de un régimen de presencialidad segura sujeto a estrictas medidas de seguridad a raíz de la pandemia del covid-19. El uso de la mascarilla es obligatorio en cualquier dependencia de la Universidade de Santiago, medida que se suma a la indispensable distancia social.

“La distancia de seguridad es importante mantenerla siempre, llevemos o no llevemos mascarilla”, recuerda el epidemiólogo y profesor de la USC Francisco Caamaño Isorna. En este contexto resulta indispensable el ejercicio de la responsabilidad individual para el cuidado del colectivo y poder desarrollar la actividad académica con la mayor normalidad posible.

Reitera también que no se debe acudir al centro en el caso de presentar algún tipo de sintomatología compatible con la enfermedad. “La condición de PCR negativo o positivo será comunicada por el sistema sanitario, que nos indicará cómo actuar”, asegura.

A la entrada del aula, el alumnado dispone de gel sanitizante de uso obligado. Los puestos que se pueden emplear estarán señalados y numerados a una distancia de 1,5 metros y cada persona debe emplear siempre el mismo lugar. Una vez sentado cada uno, debe entrar en la Secretaría Virtual, donde tendrá una opción para registrar su presencia en esa asignatura, esa aula y en el número de asiento que ocupe. La medida no tiene efectos académicos, sino que el objetivo es garantizar el rastreo ante posibles positivos en covid-19. R.R.

17 sep 2020 / 23:33
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito